Cosas que pueden sucederte cuando lloras mientras conduces.

que se te empañen los cristales de las gafas,
que no tengas a mano un poema para sonarte la nariz,
que el copiloto termine también llorando,
que el resto de los conductores crean que ríes,
que tengas que dar varias vueltas a una misma rotonda hasta que aciertes con tu salida,
que suene en el equipo del coche Warning sing.

En ocasiones puede suceder, que se den todas a un tiempo.

Comentarios

Javier Sales Melgarejo ha dicho que…
Ó tal vez que te creas que el limpiaparabrisas no funciona.
Ó que la carretera sea inevitablemente recta y no encuentres un cambio de sentido...
Ocurren tristes aconteceres en la red de carreteras del estado.
Un saludo.
Tropovski ha dicho que…
Qué felicidad y qué risa, mirar después todos esos poemas llenos de mocos. ;D

Hermoso, este post. Huir en coche para dejar atrás la tristeza, tratar de despistarla en las rotondas, aunque ella siempre tome la preferencia en los cruces.

Después dormir, soñar, despertarse y salir de casa otra vez para viajar de nuevo; entristecerse, girar, entristecerse y seguir girando, el movimiento.
Una Tortuga por la VIDA ha dicho que…
¡Qué delicia de entrada!...y pasa todo esto y muchas otras cosas.A veces cuando uno conduce la pena se apodera del cohe y asfixia.
Tortugas
Vicente Luis Mora ha dicho que…
Excelente texto, Esther. Me ha gustado mucho. Saludos.
Esther ha dicho que…
Agradecida :-)