viernes, noviembre 22, 2013

i.


con certeza

quién ha matado mi voz

fue el trabajo

asesino


de oficinista