jueves, junio 14, 2012

La poesía
debe ser
un mal común
entre los administrativos.

Tal vez
la ley de compensación
trata de hacerlos
más humanos.