jueves, marzo 18, 2010

IX.

Ausencia de fe.
Angelotes huyendo
de nuestras camas.