martes, marzo 10, 2009

Y del por qué elijo unas palabras y no otras,

sonoridad o silencio,

sólo lo saben las mismas palabras.