martes, marzo 24, 2009

Al final del pasillo pude ver
mi voz desnuda.
 
Nunca más
me acompañará el sueño.