IX.

Ausencia de fe.
Angelotes huyendo
de nuestras camas.

Comentarios

Entradas populares