Algún bello lugar

Pensemos en lugares bellos
para este par de gaviotas maltrechas.
Pensemos en el corazón de una caracola
en donde brama algún mundo
idéntico al tuyo o al mío...

Pensemos,
aunque yo pregunto
¿no fue bello
aquel sótano maloliente
invadido de humo
cuando sus ojos
cuajados de luz
se miraban?
¿no lo fue la muchedumbre
con banderas rojas
y el grito al unísono
en su solo alrededor?
¿no cabía, entonces, la esperanza
donde los hombres juegan al póquer
donde se oye a un bebé
a un gato agonizar?

Pensemos en lugares bellos
como la palma de una gran mano
donde retozar
o morir para siempre en un temblor.
Algún mundo para este par de gaviotas maltrechas
que a duras penas vuelan
sin dejar de sentir sus alas rotas.
Algún mundo, por todos los cielos,
donde ruja el mar de la caracola de algún poeta,
o al menos, algún bello lugar donde gima el lamento de un maldito piano.

Comentarios

Herman ha dicho que…
Tu poema es un lugar bello.
Ariel Nepomuk ha dicho que…
Gracias
Andrés Alterio ha dicho que…
Tiene mucha fuerza este poema. Me evoca el disfrute de las pequeñas cosas.

Un saludo.
Jaime Desal ha dicho que…
Bravo. Mi hermano me remitió a este blog, y ya lo pongo en mi lista de "otros corrompidos". Lo único que no me gusta la muñeca electrónica recitando... pero es un detalle. Chao!
Esther Rodríguez Cabrales ha dicho que…
Es un bello robot sensible...
Anónimo ha dicho que…
tú, pianista sonámbulo, eres un lugar bello
perder a un amigo ha dicho que…
... debió ser un lugar bello, sin duda...

maldita sea

Entradas populares