A la pregunta de quién soy, ni yo misma lo sé. Soy una mujer. Soy todas las mujeres y no soy ninguna. Cuando necesito ser yo misma, me visto de princesa muerta. Elijo los mejores vestidos de tul negro y escribo aquella poesía que mi pensamiento violó en silencio.

Comentarios

a p n e i c a ha dicho que…
yo te leo.
sonoio ha dicho que…
me hace acordar a Pizarnick

saludos
Esther Rodríguez Cabrales ha dicho que…
Es posible, porque la sueño cada día.
Liz blanc ha dicho que…
Ojala pudiese vestir cada día de tul negro...
un saludo y qué bueno leerte.
Citopensis ha dicho que…
Un descubrimiento tu blog.

Nos leemos.
Esther Rodríguez Cabrales ha dicho que…
¡Qué amables! ¿y si se quedan a vivir en mi casa? les prometo tener siempre listo un ojo de cristal, un hueco donde acomodar el vacío... tendré siempre lista una colcha de cáscaras de nuez, una llave de plástico, el tronco de un baobá... quédense conmigo...
VELPISTER ha dicho que…
hola, acabo de descubrir tu blog y me ha encantado. te leo.
un saludo
peter
raúl quinto ha dicho que…
de pizarnik vengo y me encuentro con esto, qué feliz nudo que aprieta :)
Esther Rodríguez Cabrales ha dicho que…
He exendido alfombras rojas, Sr. Quinto, sólo para usted.