lunes, septiembre 10, 2007

Brevas

Las suaves caricias del viento estival
me hicieron añorar
tu cimbreante blusa de seda.