jueves, diciembre 14, 2006

REFLEJOS

Un reflejo en el cristal que se revela verdadero, más aún que la propia realidad, a falta de sueños, buenos son los espejos del Alma. Vida empañada cien veces, y cien veces borrada. Con mis manos. Con tus manos. Ojos que se cruzan con ojos frente al triste cristal. Lágrimas frías precipitándose al vacío. Pensamientos que, encubiertos, se esconden tras el azul. La vergüenza al desnudo. Doble vida. Quizás irrealidad. Todo ello dibujado en el cristal. La ventana a la que te asomas cada día. A través del vidrio, un gajo de luna me ha sonreído, y he sentido vergüenza ante su pureza, que dejaba al descubierto toda mi mezquindad. Tanta. Tan poca. Dime qué ves aparte de mediocridad y de aplastante rutina. La voz metálica anuncia la próxima estación y un túnel nos engulle. Me preparo para salir de nuevo a la vida.