martes, agosto 26, 2008

Distopía

A J.G. Ballard por su perversa belleza.

Detritus humano para desayunar,

para comer, para cenar.

Creo que estoy empachada de humanidad.