lunes, julio 07, 2008

Abandono

 

Sólo ahora, amor mío,
que el lavabo amanece reluciente
sé con certeza que te has marchado para siempre.