miércoles, junio 18, 2008

TODO, NADA

I

La diferencia entre ser y tener

es un universo de ambigüedades

que ascienden desde la espuma

de mi lengua

hasta el ceño de tus balcones.

¿Soy lo que tengo?

¿tengo lo que soy?

Soy más de lo que tengo

sin tener nada.

Nada es todo

en el mundo de la ausencia.

Soy la reina de la entelequia

y mi riqueza crece

y crece mi apariencia.

Tengo, poseo, soy.

Esa es la actitud

de una vanidad que palpita

a la sombra de mi sombra.

II

Hay un jardín de rosas

que respiran bajo mi cama.

Allí, los pájaros comen

las migajas de mi alma.

Si me agacho y los miro

se filtran entre las grietas

como el agua.

Si no los miro

nadan en mi sombra,

sombra de mi sombra,

y juegan con las olas

de mi absurda vanidad.

Adoro beber la espuma

del crepitar de mi marea

y llevarla con disimulo

hasta el alféizar de lo absurdo

donde estás, donde me esperas

donde disfrutas de toda la nada

que te ofrezco cada mañana.