jueves, mayo 22, 2008

La estación azul

Ayer estuvo La estación azul, -programa literario de Radio 3- en el Centro de Poesía José Hierro de Getafe. Primero asistí al taller de relatos que imparte mi querido Miguel Angel Martín, como ya es costumbre en mí desde hace dos años, y después me quedé a presenciar la grabación del programa. Como invitados estuvieron Pepe Viyuela, presentando su libro Y amarte sin saber, II Premio Internacional de Poesía Margarita Hierro, hablando también de su nuevo libro; y un jovencísimo Jose Iván Suárez presentando su trabajo Gnomon.

Habló y bromeó Manolo Romero. Escuchamos a José Hierro muy vivo. Eva Chinchilla trató de explicar que a escribir poesía no se le puede enseñar a nadie, sino que se aprende a través de la experiencia de escribir y de escuchar. Se habló de la lectura. De lo importante que es leer como origen del acto que es escribir. Y después leyeron uno por uno doce de los alumnos de los talleres de poesía del centro. Escuché a todos ellos, pero puse mayor atención en Carmelo, al que no conocía pero que me fascinó no solo por sus palabras sino por su tono apasionado, a Ángela, una mujer con voz de niña, ¿una niña con mente de mujer? y a Marta, por ser quien es.

En fin, que fue curioso presenciar una grabación radiofónica, intentando no espantar al silencio en un salón de actos en donde como poco, las sillas crujen.


Suena el teléfono. Me traen los libros que encargué en Amares. Les explico que estoy trabajando, que hasta esta tarde no podré estar en casa. Pienso que ¡mierda!, que me apetecía coger el libro Todo sigue tranquilo y hojearlo despaciosamente, olerlo, y ¿por qué no? atreverme a leer la última línea del libro. También charlé con Mª Jesús Silva que este viernes tiene un recital poético junto a poetas como David González, y pensé que qué suerte tengo por gustarme lo que me gusta.

A ver si me puedo marchar a casa ya.

¿Mujeres?