martes, mayo 13, 2008

Amarillo, por Félix Romeo.

Amarillo es un libro que habla de vidas, de muertes, de sentimientos, de cuentos, de libros. Leer Amarillo es inmiscuirse en una conversación privada. En una conversación unilateral y silenciosa entre un vivo (Félix Romeo) y un muerto (Chusé Izuel). Leer Amarillo es ahondar en el dolor. Es hurgar en una herida que no ha cicatrizado aún. Un preguntarse para no obtener respuesta alguna. Un viaje para restañar sentimientos. Leer Amarillo es sentirse un poco roto. Pero también es sentirse vivo. Al final queda la melancólica sensación de no haber podido hacer nada para evitar lo irremediable. Así que como una loca busco Todo sigue tranquilo. Me han dicho en Amares –una librería de Zaragoza- que me lo mandarán, a pesar de que en Ediciones Libertarias ya no lo editen. Uno de los componentes de Las novias, me ha informado de lo complicado que resulta conseguir el libro. Merecerá la pena intentarlo. Todo por saber más de él. Por penetrar algo más en su mente, por saber cómo amaba Chusé. Porque amar amaba. Y mucho. Por eso el relato duele tanto.