lunes, abril 14, 2008

Puede que con el tiempo haya cambiado mi piel, pero desde dentro, desde mis ojos, la vida sigue viéndose de igual modo, quizás con menos urgencia.