lunes, marzo 24, 2008

Y no hay más, excepto lo que queda en mí.