lunes, febrero 18, 2008

EROTISMO

Como el quejido de una sombra

que yace

sobre un lecho de rojos crisantemos

esperando a ser abrigada

por el aleteo de mis dedos,

así aguardo

en silencio

la muerte

de la sal y el agua.