lunes, julio 09, 2007

Me bebí...

Me bebí la copa
llena de tus lágrimas,
redondas como esferas,
sorbo a sorbo,
y en cada sorbo, tú.

Tú estabas.
Todo tú estabas en mí.
Tu esencia en mis labios.
En mi boca.
En mi lengua.
En mi sed.

Y esperaba,
-Esperaba pensar como tú piensas.-
-Sentir como tú sientes.-
sentirte tal y como eres.

Mas sólo recibí,
a cambio,
una profunda tristeza.