miércoles, junio 13, 2007

Ilusiones nocturnas




Sobre el tejado
aún las nubes se desquebrajan,
en un cielo rojo sin neones
cuando las lágrimas,
cimbreantes y convexas
huyen despavoridas de los balcones.

Cielo, es tu imagen confesa,
tu deseo intencionado
tu alma indefensa
lo que más pesa
en el hueco de mi pecho malogrado.


Sé que la verdad, aunque imperfecta,
tiñe de sucio magenta
todo el blanco bien preciado.

Mas no temas, mi bien,
que la tormenta no durará siempre,
abre ese libro de estrellas extintas
de brillos vacuos sin nombre
y recrea tu mente,
olvida por un instante
quién eres.


(El dibujo es de Alexandre Cara-Ribas y se titula Eclair).