lunes, marzo 12, 2007

HOMENAJE

Hablaré con la voz entumecida, mas sin ambages,
cuando languidece lo que ni si quiera me pertenece.
Esquileando sin demora
todo el sobrante de obscuridad,
desnudándome sin remedio,
abrochando mis recuerdos enmohecidos.
Oblicuo mis sentimientos hacia algún lugar lejano.
Más allá de mi intimidad.
Con recato me felicito
y me doy presto otra oportunidad.
Me aferraré nomónica
a los rayos del sol
para proyectar mi sombra al menos,
y aguardaré adormecida
un próximo mes de marzo.
De flores y sueño.
Porque sí.
Ésa es la verdad.
Mi homenaje será pequeño como una avellana.