miércoles, enero 10, 2007

PULSO

Mi pulso...

A veces creo que mi pulso es contrario al del resto. Yo vengo, si ellos van.

A veces siento que mi caminar es furtivo. Qué digo, frenético. Y observo a la gente a mi paso, lenta, pausada, caminar. Veo a las parejas que se cogen de la mano, sus ojos que se miran, su aliento que se mezcla, sus sonrisas que se encuentran. Pero lo veo de soslayo. Porque tengo prisa. No me detengo y pierdo mi sombra por el camino.

Pero otras veces, avanzo tan lentamente... sobre todo, cuando me siento feliz. ¿Será eso? Será que siendo feliz se ralentiza el mundo. Camino y entonces creo que el resto da vértigo. Y me recreo en mi lasitud.

A veces, a veces creo que mi timbre es distinto al del resto. No hablo, cuando ellos gritan. Y entonces, me siento pequeña. Tan pequeña que soy insignificante. Save me. If you could save me. Hoy mi pulso es algo distinto. Could you save me.