martes, enero 09, 2007

CUATRO CUENTOS Y UN DESTINO

Cuatro cuentos y un destino

Pues sí.

Y, coronando, un título para todos ellos.

Que no revelaré, así me caiga muerta.

Y de nuevo, la espera, que se hace eterna. A veces, tan doliente como arañar una pared de yeso.

Como masticar arena.

Como morder un trapo.

La espera a una respuesta que conozco de antemano. Pero, qué más da, si es sólo una excusa.

La excusa que me hace sentir viva.