miércoles, enero 24, 2007

CERTAMEN DE LO ABSURDO

Tenemos ganador

Pseudónimo: El ermitaño

El regalo de las chicas disueltas fue el que más me sorprendió. Reconocí su letra garabateada en el lateral de la caja de cartón al instante. 'Felicidades, Lou'. 'La caja está sangrando' dijo Tommy desde su silla de ruedas. 'Las chicasdisueltas sí que saben hacer regalos. 'Todos se arremolinaron alrededor. Abrí la caja. 'Wow' dijo Tommy admirando el par de ojos recién arrancados. 'Siempre quise tener unos ojos azules. ¡Qué envidia!' Sonreí. Los cogí con cuidado, y los puse en la mesa junto a los botes con fetos que me había regalado la abuela. 'Me los voy a probar ahora mismo'. Dije, ilusionada, y tomé el cuchillo que Tommy ya me tendía. Con cuidado me arranqué los míos, y me puse los nuevos. Escocían un poco, pero eran perfectos. 'Me encantan. ¿De dónde los habrán sacado las chicas disueltas? ''Quién sabe', dijo la abuela mientras me tendía otro regalo.

Cerrado el plazo de admisión de minirelatos de lo absurdo.
Señores, pueden empezar a votar.
¡Qué haya suerte!


1º. Podrán participar autores y autoras con minirelatos escritos en castellano.

2º. Los minirelatos deberán remitirse, por correo eléctronico, a diariodeesther@gmail.com, y yo los iré colgando a medida que vayan llegando a mi correo.

3º. El plazo finalizará el día... a ver... el día 30 de Enero de 2007.

4º. El tema será libre, haciendo hincapié en lo absurdo. Cuanto más absurdo, mejor.

5º. La extensión del minirelato no deberá superar las ciento cincuenta palabras.

6º. El minirelato irá, además, con un pseudónimo que será el que aparecerá en el blog como autor.

7º. El jurado lo formarán los propio bloggers (registrados en Blogger, en Blogia, etc...), careciendo de validez los anónimos o nombres sin registrar.








Minirelatos de lo absurdo.




Pseudónimo: Frank Cornelius.

150 palabras, 150 trallazos de sangre que se escapan del alma y pueblan el suelo.Es tan poco para gritar furioso traicionando al verso:

-¡No me Marcho!

¿Qué es el Apocalipsis sin una despedida triste entre amantes que ya han empezado a olvidarse?Uno espera en vano que haga sol el último día en que va a mirar al cielo, pero por la ventana solo se ven edificios en construcción y un cartel (DEMOLICIÓN). El viejo escritor le pide a su hija una máquina de escribir. Lleva dos días vomitando sangre. Se la acercan a la cama, y él alcanza a teclear una palabra: FIN.






Pseudónimo: Parque del Norte

El Grano

-Despierta, dijo.

No había nadie en la habitación.

-¿Quién anda ahí?

-Soy tu grano.

-¡Sal de la oscuridad! ¡Da la cara!

-Estoy aquí, pegado a tu nariz...

Corrí al baño. Mi grano me devolvía la mirada, desafiante.

-¡hola!, dijo sonriendo.

Fui directo a coger un cuchillo.

-No hagas eso! ¡Socorro! gritaba la pústula. No por favor, ¡no sabes lo que estás haciendo! ¡No lo hagas, soy parte de tí! matándome estarías semisuicidándote! ¡Que alguien me ayude!

Me dió tanto asco que decidí acabar con él. Entonces sentí un latigazo de dolor.

-¿Lo ves? Nuestros sistemas nerviosos están conectados, no puedes hacerme nada si sentir el dolor en tus propias carnes!'

-¿Qué eres?, pregunté angustiado.

-¿y tú, qué eres realmente?'

-¡Soy un humano!'

-Mira el genio. ¡Pues yo soy tu grano! Idiota...

Mi cabeza daba vueltas, No entendía nada. ¿Mi grano estaba filosofando? Desde entonces tengo unas conversaciones profundísimas conmigo mismo.



Pseudónimo: Rhino

Del placer de apretar botones

Coja el mando, déle al botón y sienta el placer de apretar uno y otro y otro y otro..., puede que descubra un universo único. ¿Se apunta?. Un ejemplo: Miércoles 10 de la noche, noche cerrada a cal y a canto. Aprieto los botones y....- (entre lágrimas) "me sentí como en la silla eléctrica ". En otro lugar, otro espacio, pero éste con barrotes, alguien pensó: "lástima de electricidad y de silla y de verdugo y de persona"- Riky ve la cartulina amarilla por simular penalti. No hay contacto tarjeta merecida. Nos queda claro que cuando no hay contacto se merecen una tarjeta (¿será VISA?, ¿mastercard?...). Ahora bien, nunca nos han dicho de qué tipo de contacto hablan, si es sexual, si es con tacto,... Mención a parte merece lo de ricky. Simular penalti, ¡qué aberración!.- Hubo un arzobispo de Toledo que tuvo un hijo al que llamó Troilo. No perdí tiempo y busqué quién era Troilo para poder entender un poco mejor al arzobispo, con el clero ya se sabe, y ésto es algo de lo que encontré:

* Anibal Pichucho Troilo ¿Le gustaría el tango?, ¿seria argentino?.

* Troilo y Crésida obra de William Shakespeare. Los troyanos personajes principales de la obra. ¿Sería entonces un verdadero hacker dispuesto a introducir troyanos?

Me cansé y decidí que no quería no seguir entendiendo más al clero

- El 30% de los españoles no sabe quién es su padre.

Me embargó una tristeza enorme y si Troilo fuera uno de ellos . Me lo imaginaba recorriendo los padrones de los pueblos, ciudades, países buscando a quien le gustara el tango y tuviera a Shakespeare entre sus favoritos.

- A ver, tosee toseee. Bisolvón antitusivo alivio eficaz de la tos seca.

Lo mejor para los secos, el bisolvón, que por cierto suena a disolvente. Dejarán de estar secos y pasarán a humedecerse, a disfrutar de esas manchas de humedad que tanto nos gustan y todo esto siendo un alivio para bisolvón, para la tos y para los secos.

- Ven y equípate como los campeones, Repsol.

¿Los campeones equipados por Repsol como serán?. Seguro tendrán kit de supervivencia. En él estará una lata de aceite, un litro de gasolina o gasóleo que nunca se sabe y ..., algunos seguro que una cerilla para..., alumbrarse.

Después de esto apagué el mando y encendí el sueño.





Pseudónimo: Sr. Estrafalario

Aquel día, la muerte se tomó vacaciones. Vestida con sus mejores galas, salió a la calle para saborear las mieles de su magnificencia. Comprobó entusiasmada que los conductores trepidaban como locos sin accidentarse, que los soldados perdían la puntería, que los enfermos recobraban la salud y los suicidas el optimismo.Aquel día la muerte se sintió tan bien que pensó incluso en jubilarse. Pero el deber es el deber. A la mañana siguiente, vestida con su capote de reglamento, bajó a revisar los diarios. Todos los titulares preconizaban el fin del mundo tras la jornada más aburrida de la Historia.







Pseudónimo: Suco


pelapipas y perroflauta en... !!!que hora es quiero un san jacobo...!!!
pelapipas: perroflauta...
perroflauta: esto... guau...
pelapipas: que hora es?
perroflauta: fiuuuuu....
pelapipas: quiero un san jacobo...

Fin.


Pd: perroflauta era argentino...





Pseudónimo: El ermitaño



El regalo de las chicas disueltas fue el que más me sorprendió. Reconocí su letra garabateada en el lateral de la caja de cartón al instante. 'Felicidades, Lou'. 'La caja está sangrando' dijo Tommy desde su silla de ruedas. 'Las chicasdisueltas sí que saben hacer regalos. 'Todos se arremolinaron alrededor. Abrí la caja. 'Wow' dijo Tommy admirando el par de ojos recién arrancados. 'Siempre quise tener unos ojos azules. ¡Qué envidia!' Sonreí. Los cogí con cuidado, y los puse en la mesa junto a los botes con fetos que me había regalado la abuela. 'Me los voy a probar ahora mismo'. Dije, ilusionada, y tomé el cuchillo que Tommy ya me tendía. Con cuidado me arranqué los míos, y me puse los nuevos. Escocían un poco, pero eran perfectos. 'Me encantan. ¿De dónde los habrán sacado las chicas disueltas? ''Quién sabe', dijo la abuela mientras me tendía otro regalo.









Pseudónimo: Sal

Ana -¿Y eso hace mucho que te pasa?

Laura -Bueno, hará unos 3 o 4 días

Ana -Curioso

Laura -Pues sí, pero tambien algo molesto. La verdad es que como que solo me pasa al acostarme pues me da insomnio y ya luego no puedo dormir...

Ana -¿Te pones cremas en la cara o usas alguna colonia con mucho alcohol?

Laura -Pues no, pero ya ves no paro de llorar en horas.

Ana -¿y mucha cantidad?

Laura -No se, yo calculo que unos 3 militros

Ana -¿y eso es mucho o poco?

Laura -Pues, bastante, bastante.

Ana -No sé chica, sí que es raro sí...

Cura -Hija, ¿procedemos al entierro?

Laura - Sí, sí ya podemos, por mi cuanto antes mejor padre. ¿Que hay que hacer?

Cura -Tirar tierra encima del ataud con esas palas.

Laura -Ah.., ¿solo eso?. Bueno, pues venga, si nos ponemos todos, esto lo acabamos en un plis.








Pseudónimo: Akira

La rana, meditó, y por un instante, tuvo la certeza de lo que debía hacer. Cogió el cucú de pared y pulsó el botón REC. Empezó a grabar:

- Querida mía. No podré vivir ni un día más sin ti. Adiós.

Después, se dirigió a la ventana y dejó escapar al reloj, que voló ligero a través de las nubes. Cuando la rana ya sólo divisaba un punto insignificante en el cielo, se metió de nuevo en su cuarto. Se sirvió un bourbon que bebió con avidez. Después, cogió con las patas temblorosas el paraguas cargado, y disparó sobre su cabeza.

Al día siguiente, una carta con fragancia a mujer, aguardaba en su buzón.

lunes, enero 22, 2007

LA DEFINICIÓN

Nuestra incapacidad para definir algo tan simple como lo es el amor, nos hace verlo básicamente como un sentimiento inexplicable. Pero no me lo puedo permitir. Hoy no. Quizás sucumba en el intento, mas debo hacerlo. Por mí. Desde luego, empezaré diciendo que se trata de algo interior. De muy dentro. De las entrañas diría yo. Una necesidad básica, casi fisiológica, como lo es comer o dormir. Y permanente. Está ahí, independientemente de que nosotros podamos sentirlo, verlo o tocarlo. No depende de nosotros. Está, nos atraviesa y entonces, puedes darte por perdido, porque jamás volverás a recuperar la cordura. Hablamos de comerse el amor, a dos manos, de engullirlo, de devorarlo, es pasión desmedida, locura e irracionalidad. El motor del mundo, dicen unos. Torrente, dicen otros. Movimiento invisible, al fin y al cabo. Y sin embargo. Si lo ponemos en tela de juicio, puede ser la mejor mentira o la peor verdad, porque duele, porque daña, porque hiere. Un contigo sufro, pero sin ti, muero. En el mejor de los casos es egoísmo, intransigencia e intolerancia dosificado, y la peor terapia para querernos un poco más.

Definición:

Alimento del espíritu, dulce en algunos casos, amargo en otros, que se devora y te colma por dentro, provocando un sentimiento interior de felicidad casi irracional, que se ve por fuera, dejándonos cara de bobos. Parecido a un torrente que te arrastra hasta la pérdida del control, en la cual es difícil discernir el bien del mal.



Gracias a todos por vuestra colaboración. La hoja de reclamaciones la deberéis solicitar en la ventanilla de la derecha.

viernes, enero 19, 2007

PERO ¿ALGUIEN SABE LO QUE ES EL AMOR?


amor.

(Del lat. amor, -ōris).


1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.


2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.


3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.


4. m. Tendencia a la unión sexual.


5. m. Blandura, suavidad. Cuidar el jardín con amor


6. m. Persona amada. U. t. en pl. con el mismo significado que en sing. Para llevarle un don a sus amores


7. m. Esmero con que se trabaja una obra deleitándose en ella.


8. m. p. us. Apetito sexual de los animales.


9. m. ant. Voluntad, consentimiento.


10. m. ant. Convenio o ajuste.


11. m. pl. Relaciones amorosas.


12. m. pl. Objeto de cariño especial para alguien.


13. m. pl. Expresiones de amor, caricias, requiebros.


14. m. pl. cadillo ( planta umbelífera).


Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Hablar sobre amor no es tarea fácil. Sólo es necesario hacerse una pregunta para darse cuenta de ello. ¿Qué es el amor? Esa es la pregunta. Y es entonces, cuando uno debe hacer verdaderos esfuerzos, escurriendo su cerebro hasta sacar la última gota, para encontrar las palabras precisas a la hora de explicarse. Porque, bien es cierto, que hay tantos amores como personas, y que el amor, está plagado de subjetividades. Debemos desprenderlo de ellas, y dejar sólo lo más esencial de él, el hueso. Bueno, si es tan fácil, dime qué es. Dijo. Bien. Por un momento, hago acopio de mis conocimientos sobre el tema (¿) y, con mucho cuidado, comienzo a hablar. El amor entre personas, digo, es respeto mutuo, tolerancia, afecto, y en el que se tiene que dar dos tipos de fuerza. Bien, saco a relucir mis escasos conocimientos sobre el Ensayo sobre el amor, y hablo de la fuerza centrífuga de ese sentimiento hacia las personas que nos rodean, y de la fuerza centrípeta de esas personas hacia uno mismo. Ya, o sea, que para ti, eso es el amor, ¿no? Pues no. No es sólo eso. El amor mueve montañas. Al mar y al cielo. Por amor, se es capaz de morir. ¿Cómo definir eso?

Busco una definición que no sea impersonal o fría. Quizás pueda llegar a una, recomponiéndola, basándome en otras definiciones subjetivas, las vuestras por ejemplo. Será como construir un puzzle. Entre todos podremos inventar lo que es el amor. Y así le daré la definición que quiere.

jueves, enero 18, 2007

SIN MIEDO, NO HAY ESCRITURA

Sin miedo, no hay escritura. (E. Tizón)


De eso hablábamos ayer en el taller. Del momento mágico. De aprovechar la chispa. De parar el mundo cuando nos llegue la inspiración, ya sea en el váter, en el autobús o en la cama. Todo surgió gracias a un texto de Eloy Tizón sobre el arte de escribir cuentos. Y me acordé, durante la reunión, de lo que aconsejaba Cortázar con respecto a ser escritores, que básicamente consiste en leer mucho, escribir mucho y romper mucho. Bien, si es así, voy por buen camino. Leo mucho. Escribo mucho. Y rompo... ¡demasiado! Bien, bien. No hay mal que por bien no venga. Hablamos del cuento como el primo hermano de la poesía. Género de culto. Condensar en pocas páginas una eternidad, requiere pericia y perseverancia, por supuesto. Extender un beso o un aroma hasta convertirlo en cuento, constancia. Hablamos también del miedo. Del miedo a enfrentarte con la temida hoja en blanco. Del miedo a equivocarnos. Del miedo a hacer el ridículo. Como si no lo hiciésemos sin necesidad de escribir. Del miedo que se esconde tras nuestros ojos. Prejuicios. Debemos intentar ser únicos, francos y fieles a nosotros mismos. Sólo así encontraremos nuestra voz. El tono. La manera de enfrentarnos a las letras. No como un pugilato. Sino como un vals. Bailar con la palabras, ser amigas. Escuchar su música, que nos invade los sentidos. Y enamorarte de eso que escribes. Hasta la obsesión. Así es el amor. Trágico. Maravilloso. Cruel. Generoso. Necio. Insensible. Desalmado. Extraordinario.

miércoles, enero 17, 2007

GANAR O PERDER.

Me gustaría creer en mi. Silencio. Sí. Me gustaría poder creer en mí. Repito. El otro día, conocí a un tipo que me dejó pasmada. Su seguridad me abrumaba. ¡Dios! Me dio miedo. ¿Cómo alguien puede estar tan seguro de sí mismo? ¿Saber que todo lo que se proponga, lo conseguirá? Así, tan tranquilo, comiendo ensalada. Entre lechuga y lechuga, pensaba también comerse el mundo. Pero era pollo. Desde entonces me pregunto, me pregunto si siempre he sido así, dubitativa, o si mi inseguridad se debe sólo al resultado de mi propia indecisión ante las opciones, y el tiempo de que dispongo para elegir. Que he de decir que no es mucho, no crean. Ni es poco. Diríamos, justo. Susto, Gusto y Disgusto, ¿se acuerdan?

Nunca he sido ambiciosa. Quiero decir que nunca he perseguido lo que no se me ha ofrecido. Eso es. Me he conformado. Siempre me he conformado. ¿Luchar? Tampoco he luchado. Mi vida ha ido fluyendo, y yo me he dejado llevar por ella. Por su suave vaivén. Sin exigir. Perdiendo mucho. Y así he sido feliz. Y lo soy. Pero, ahora, me miro las manos. Siempre hay peros en todos los cuentos. ¿Y si hubiera sido ambiciosa? ¿y si hubiera luchado por lo que realmente quería?, pero, ¿lo sabía?, ¿sabía lo que quería? Claro, ¿quién no tiene un sueño? Probablemente mi vida hubiera tomado otro rumbo, y no estaría aquí, escribiendo. God knows. Tengo la sensación de haberme perdido tantas cosas...

martes, enero 16, 2007

DE TODO UN POCO


Aún no he renovado el calendario que hay sobre mi mesa de trabajo.

Quizás mi subconsciente no quiera pasar de año.

Me llamo Esther.

Y mi erotomanía, es sólo un disfraz.

Últimamente, el significado de palabras del tipo: consenso, negociación, pacto, acuerdo, diálogo,... está sufriendo transformaciones fundamentales para mí.

Me compongo, básicamente, de error y de solución.

Creo en la buena fe.

Por eso sufro tanto.

Lo que sé, lo sé, porque lo aprendí yo.

Creo firmemente en la amistad. A pesar de no tener amigos.

Eso, lo contaré otro día.

El concepto cercalejos, no lo tengo claro.

¿Porqué lo que parece estar cerca, está tan lejos?

Me encanta la amabilidad.

Me cautivan las sonrisas.

Y poco más.

Les dejo, que tengo trabajo.

lunes, enero 15, 2007

VIVIR SIN MALOS RECUERDOS

Así da gusto.

Sin malos recuerdos

Primero, la rata.

Después, yo.

Vivir sin malos recuerdos,

¿y no será malo?

No.

Me aliviará de la opresión del pecho.

¿Y no me hará más pobre?

Lo digo por la experiencia.

¿No aprendemos por culpa gracias a ella?

Primero la rata.

Después yo.

Así da gusto.

jueves, enero 11, 2007

NÁCAR

Es cierto que vivir no se reduce a respirar.

Inspiro, espiro, inspiro, espiro...

Pero tampoco se trata de pescar en un lago sin vida...

Hombre, a todo el mundo le gusta notar cómo se tensa la seda.

Quizás sea que a mi se me esté reservando el nácar.

Si eso es así, entonces, debería disfrutar del silencio.

El silencio de una perla, bien vale una fortuna.

Disfrutaré entonces.

Del silencio.

Del nácar.

De mi.

miércoles, enero 10, 2007

PULSO

Mi pulso...

A veces creo que mi pulso es contrario al del resto. Yo vengo, si ellos van.

A veces siento que mi caminar es furtivo. Qué digo, frenético. Y observo a la gente a mi paso, lenta, pausada, caminar. Veo a las parejas que se cogen de la mano, sus ojos que se miran, su aliento que se mezcla, sus sonrisas que se encuentran. Pero lo veo de soslayo. Porque tengo prisa. No me detengo y pierdo mi sombra por el camino.

Pero otras veces, avanzo tan lentamente... sobre todo, cuando me siento feliz. ¿Será eso? Será que siendo feliz se ralentiza el mundo. Camino y entonces creo que el resto da vértigo. Y me recreo en mi lasitud.

A veces, a veces creo que mi timbre es distinto al del resto. No hablo, cuando ellos gritan. Y entonces, me siento pequeña. Tan pequeña que soy insignificante. Save me. If you could save me. Hoy mi pulso es algo distinto. Could you save me.

martes, enero 09, 2007

CUATRO CUENTOS Y UN DESTINO

Cuatro cuentos y un destino

Pues sí.

Y, coronando, un título para todos ellos.

Que no revelaré, así me caiga muerta.

Y de nuevo, la espera, que se hace eterna. A veces, tan doliente como arañar una pared de yeso.

Como masticar arena.

Como morder un trapo.

La espera a una respuesta que conozco de antemano. Pero, qué más da, si es sólo una excusa.

La excusa que me hace sentir viva.

viernes, enero 05, 2007

POSITIVICEMOS

Ser positiva. Es lo que me digo siempre, entre susurros y reflejos. Esther, tienes que tratar de ver el lado bueno, es lo que te va ayudar de verdad. No te amargues por bobadas. Me lo repito cada día, mientras me pinto los ojos con khol negro. No mucho, no me gusta que sea descarado. Y tienes que olvidarte de lo accesorio. Vaya, detesto los pegotes de rimel. Ahí está la clave. Las pestañas deben quedar separadas y ligeramente inclinadas hacia el exterior del ojo, porque de lo contrario, el ojo queda sucio y ordinario ¿Y qué es accesorio? Y no me refiero a un cinturón, una tiara, o una horquilla. Hablo de lo accesorio en cuanto a sentimientos y afectos. Centra tus sentidos en lo verdaderamente importante. Para los labios, sólo brillo. Un brillo metálico. Pero, ¿qué es verdaderamente importante? Importante es todo aquello que incida directamente en tu felicidad. Lo importante en la vida no tiene porqué ser grande. Puede tratarse de minucias. Todos sabemos que un segundo, puede encerrar una eternidad (Saludos. Salud. Neu). Entonces, alma en pena, disfruta cada segundo, como si se tratara del último.

Sé que quiero ser positiva, porque me gusta esa sensación, aunque sea breve. Imperceptible. Insignificante. Me gusta pensar en los demás, aunque se trate de algo unilateral. Bien, en general, me miro y me gusto. El pelo algo revuelto, pero como ahora está rojo, queda bien. Largo, rizado y rojo. Pero, a veces, siento que me duele. No. El pelo, no. Estamos a lo que estamos, o no estamos. Eso me impide ser positiva. Sé que soy yo quien se equivoca. Y por eso, me tapo la boca. Para romper en llanto en cuanto vuelva abrirla. No puedes pretender, que todo el mundo sienta lo que tú. Eso, amiga, es imposible. ¡Imposible! Pero querida, ¿tan infeliz te hace? Venga, anda, sonríe.

jueves, enero 04, 2007

CLARIFIQUEMOS



Claro que no hay respuestas. Tampoco conclusiones. ¡Qué fácil si las hubiera! ¿de qué servirían entonces las palabras? ¿para componer canciones? No puedo creerlo. Me niego a pensar eso. No hay respuestas, y no las habrá, porque necesitamos, para sentirnos vivos, esa búsqueda incesante. Por supuesto. Nada de conformismos. Ni hablar. ¿Que qué buscamos? Ya me repito.

Así que, desconfíen, porque las certezas, que no son más que la simplificación de las respuestas, no son tan sencillas. Todo forma parte de un gran bucle, una suerte de dédalo, sin principio y sin final, en donde obtener una premisa, son palabras mayores. Avanzamos a medida que vamos abriendo puertas, pero siempre encontraremos muchas otras cerradas. A cal y canto. Sí. Así hasta el infinito. De eso se trata. Del mismo modo que cuando observas una luna plena,-por cierto que hoy tenía un halo de misterio-, y crees que ya lo entiendes, pero algo tan impertinente como una nube es capaz de nublarlo todo. Y cuando digo todo, me refiero a todo. Hablemos claro de una vez. Sí, si. Los nubarrones son impertinentes. Y seamos sinceros, ¿quién no tiene un nubarrón? Además, si quisiera ser clara, lo sería, ¿o no? de todas formas ¿a quién puede importarle lo que yo piense?

miércoles, enero 03, 2007

RACIOCINEMOS

Raciocinemos sin miedo, la niebla permanecerá.

(Samuel Beckett )

Qué porqué busco mi reflejo constantemente, es una cuestión que no sé responder. ¿No lo suelen hacer ustedes de forma habitual? Lo cierto, es que el tema en sí no deja de ser un buen recurso para cuestionarme a mi misma. Sin más. De hecho, es fácil encontrar este tipo de técnicas en aquellos autores que buscan incesantemente respuestas. Sí, respuestas. De diverso porte.

Por tanto, mi caso no es extraño. No lo creo. Mirarse en un espejo y esperar a ver el reflejo, no tiene porqué ser un acto de vanidad. No. No hay que ser suspicaces. Puede tratarse de un momento de encuentro en la más íntima soledad. Otras veces lo hacemos en postura horizontal, sobre una mullida base, o no, ojo, que cada uno sabe lo que tiene en su casa, y eso no nos parece tan extravagante. El caso es que yo, que es de quien estoy hablando, y haciendo acopio de mi raciocinio, me miro en el espejo y me cuestiono. Indago en mis ojos. Claro. Dentro de las pupilas. Por supuesto. Una mirada retrospectiva hacia el abismo de mi ser. No echo en falta nada. O al menos es lo que intento descubrir.

Mirarme en el espejo, es un acto púgil entre mi forma y mi materia. Vaya, que sí. Una mirada sincera conmigo misma. Una pregunta. ¿Quién eres realmente? Es posible que este acto sea más propio de asesinos. Y ustedes qué sabrán lo que he hecho o he dejado de hacer. Podría ser una asesina. De hecho, he asesinado a un gato. No era un gato real. Ni tan si quiera un asesinato real. Pero el pensamiento, sí que lo era. Tan real, como mi reflejo. Vaya, pobre gato, pensarán. No. Pobre yo. No nos equivoquemos.

Siempre digo que dudar abre puertas, no las cierra. Las puertas que abre, las desconozco. Pero que las abre, no hay duda. Sólo preguntándonos encontraremos respuestas. Sólo dudando, avanzaremos. Nada de aceptaciones porque sí. Dudo, luego existo. Qué recurso tan pésimo.

Así que, ese acto de mirarme en el espejo y de reabsorberme, no es, ni más ni menos, que la búsqueda incesante de las respuestas a las preguntas que me formulo a mi misma, y que no dejan de ser cuestiones de índole personal, tan personal, que no me atrevo a desvelar. Que no, que no. En fin, que ya resulto cansina. Pero que quede claro que no echo en falta nada. ¿Ah, no?