miércoles, octubre 25, 2006

ONE TICKET TO THE MOON, PLEASE...

Cuántos pasos y qué grandes, cuando te sientes tan pequeña. Qué duro el caminar cuando el equipaje no es liviano. Y es que los sentimientos pesan.
Claro. Es que los sentimientos pesan.
Unos buscan el norte. Otros buscan el sur. ¿Hacia dónde debo ir yo? Casi me quedo donde estoy que no puedo con la maleta. Además, no me gusta atravesar desiertos. ¿Ah, no? Pues no. A pesar de lo que dijo Paracelso.
Me pregunto porqué pesará más la tristeza que la felicidad. Creo que es porque la tristeza ejerce un peso hacia el suelo que tiende a hundir a la persona, mientras que la felicidad eleva y te hace ligero. Algo así como la fuerza centrífuga y centrípeta de uno mismo en función de la tierra. Y eso, es así, estés donde estés. No. ¿Ah no? No. En la luna, no. Entonces... ¿en la luna seríamos todos felices?


p.s. Soy feliz.