jueves, octubre 05, 2006

LOS SUEÑOS

Hoy el día no acompaña. Eso ya me lo he oído más veces. Y es que en la noche, ha llegado a mis oídos la vida ajena y me estremecía pensando lo irreal que a veces parece. El viento ha arrastrado hasta mis ojos la presencia de quien sólo es eco, sombra, sueño y se ha hecho presente de la forma más burda. Hoy la prisa no ayuda. ¿O si? Mis pensamientos acuden frenéticos y lúcidos. Creo haber decidido algo. Buscaré un jardín donde enterrar mis sueños. Haré un profundo agujero y los dejaré allí, donde sólo yo pueda encontrarlos, latiendo, viviendo. Puede que alguien lo intuya. Los desentierre. Los coja y los sostenga en sus manos como un corazón caliente y tierno. Quizás se lo quede. Quizás lo arroje con fuerza. Lejos. Quizás sea lo mejor.