viernes, septiembre 01, 2006

EL AMOR


Jamás he escrito sobre el amor, y hoy no será la excepción. Determinadas circunstancias que han girado o giran alrededor de mi vida me incapacitan para hablar de ello con objetividad. Claro que, para hablar con objetividad sobre cualquier tema, uno debe ser, al menos, un experto en la materia, y que yo sepa, aparte de Ortega y Gasset, no hay nadie más experto en el amor. Sin embargo sí que pienso en ello, máxime si encuentro textos que me insten a hacerlo. Actualmente, Samuel Beckett, con su Primer amor.... del que saco un extracto:

“El amor le vuelve a uno malo, es un hecho comprobado. ¿Pero de qué amor se trataba, exactamente? ¿De un amor pasional? No lo creo. Porque el amor pasional es el de los sátiros, ¿no? ¿O lo confundo con otra variedad? Hay tantas, ¿verdad? A cuál más bella, ¿verdad? El amor platónico, he aquí otro del que me acuerdo repentinamente. Es desinteresado. ¿Es posible que la amara platónicamente? Me cuesta creerlo. ¿Acaso habría trazado su nombre sobre viejas mierdas de vaca si la hubiese amado con un amor puro y desinteresado? ¿Y encima con el dedo, que luego me chupaba? Veamos, veamos. Pensaba en Lulu, y si con eso no está todo dicho ya he dicho bastante, a mi entender.”

Con esto no insinúo nada. Nada. Pero creo que debo tomar una determinación en cuanto a los autores que elijo, ¿no? Nada, sólo eso...

¡Qué bonito es el amor!