miércoles, junio 07, 2006

POLICHINELA

El hombre, quien es a veces, polichinela de su propia existencia, bufón de su vida, títere a manos de la hipocresía, mimo de sus propias necedades... aquel que, como yo, habla sin que le hayan pedido opinión, y cuya vanidad emerge, como lo hace la mujer que, sintiéndose la más bella, necesita destacar, a pesar de resultar innecesario por lo evidente.

El hombre, quien acumula en su joroba toda su mezquindad, y carga con ella a lo largo de su vida, tratando de ocultarla con sus ropas a los ojos de los demás.

El hombre, cuya nariz pecaminosa le delata como persona arpía y mentirosa.

En fin, ese hombre que, como yo, no calla.

Yo y solo yo.

UNA VEZ MÁS.

Déjame, por favor...
quiero soñar.

Dame sólo un instante.

Necesito estar sola.


La música vuela hasta mis oídos y cierro los ojos.

Soñar....


...sueño que te veo y te digo:

ven... acércate...

...más...

...no tengas miedo...

...nadie puede vernos.

quítame el velo, y huele mi cabello de sándalo


Ven... y prueba mis labios de canela.


Tu mirada azul me habla

No habla

GRITA


Tiemblo de emoción.

Ojalá pudiera vivir y no soñar.


Dejaré mi cabeza bajo la almohada,
así nadie me escuchará
los sollozos que me ahogan...


Y esperaré,
tal y como la vida me ha enseñado
a que nada suceda.

Y soñaré contigo una vez más.