martes, junio 06, 2006

DE ESTHER Y OTRAS HISTORIAS.

Esther cognitiva: A ver, ¿qué te pasa hoy?
Esther persona: Nada
Esther cognitiva:¡venga ya! Te conozco desde que naciste, recuerda soy tu misma y a ti te pasa algo...
Esther persona: No lo sé...
Esther cognitiva: Uno no llora sin razón, vamos...
Esther persona: me pregunto.... porqué no soy un muchacho, porqué no tengo dieciocho años... ¿lo seré en algún otro lado del planeta?
Esther cognitiva: No digas tonterías, eres una mujer y punto. ¿porqué te angustias con esas chiquilladas? No vale la pena, así no puedes disfrutar de la vida.
Esther persona: A veces me gustaría ser un muchacho...
Esther cognitiva: pero ¿para qué?
Esther persona: no sé... ¿porqué nunca pasa nada?
Esther cognitiva: ¿nada? ¿qué quieres que pase? Has estado al borde del precipicio, qué más quieres que pase... anda tonta, enjúgate las lágrimas y ponte guapa. Vámonos a comprar ¿no necesitas ningún libro? ¿un disco? ¿ropa?
Esther persona: No. ¡Estoy harta de tanta llanura! Se me hace monótono. Me aburre la monotonía. Ojalá me convirtiera en un laurel yo también...
Esther cognitiva: ¿Sabes qué? ¡eres una egoísta! Sí, lo has oído bien. Una egoísta. Eres una mujer bella, tienes suerte, eres independiente, tu familia te adora, tienes inquietudes, eres mujer, esposa, amante, muchacha, madre, amiga, hija, hermana ¡y quieres ser un muchacho! ¡no hay quien te entienda! A veces me pregunto porqué no me tocó pertenecer a un hombre... todo sería mucho más sencillo.