martes, abril 11, 2006

MEMORIA

Me gusta conversar como método de reconstrucción, recuperación del pasado para mejorar el futuro, el mañana que es incierto, la certeza del enigma, lo que fue ayer será mañana, la memoria como proceso, mi memoria, que es también la tuya, y no es la tuya, pero es nuestra, y vuestra. Beckett me dice que lo deje, que es inútil, pero claro, soy más joven que él; yo apuesto, Samuel cede, se abandona. El tiempo, también. Y yo, nerviosa. Veo el universo como una sinfonía. Rezo ante él, como mi muro de las lamentaciones. Lleno mares. Abrazo mi cuerpo en soledad y me digo que no va a ser nada. Me convenzo para estar tranquila. A veces nos acostumbramos a los cuerpos extraños. Quizás yo me acostumbre, quizás no. Sí. Ya veremos. En los intersticios de la memoria, en las arrugas, los secretos esperan vacilantes. Yo también, me quedaré en un rincón.