lunes, marzo 06, 2006

AL DESPERTAR

...y cuando abrí los ojos, pude comprobar que aún seguía sobre la mano del gigante. Y aunque mi cuerpo temblaba, osé a levantar la vista y advertí que el gigante me miraba, y había en su mirada cierta ternura a la que no estamos acostumbrados los humanos, quizás resultado de la soledad.

Y entonces le sonreí, y él me sonrió, y ahora somos inseparables.

Chico y chica


Chico y chica
Originally uploaded by esther_rcab.



Y cuando ya eran una misma persona, cuando se fundieron en un solo cuerpo, cuando se confundía sudor y saliva...


la voz de un niño dijo


-¿mamá, papá, qué hacéis dentro del armario? Es que quiero cenar...