viernes, enero 20, 2006

SON COSAS DE NIÑOS


Infancia
Originally uploaded by
esther_rcab.




Siempre es bonito echar la vista atrás y recordar nuestra infancia, tan determinante en nuestras vidas. La mía fue especialmente tierna. Vivíamos sin lujos. Éramos una familia humilde, de padre ebanista y una mamá como las de antes, dedicada en cuerpo y alma a sus cinco hijos. Cinco hijos eran muchos hijos para un sueldo por lo general bajo.

Lo normal era comer guisotes, comida casera, como Dios manda, y los delicatessen sólo en las bodas de los primos. Ahora sí, que no faltara el vino con casera. Recuerdo perfectamente ser una niña, ¡una niña!, y tomar vino con casera, sí señores, fresquito, entraba como la cocacola, eso, ¡eso! era una maravilla. Pero ahí no acaba, no, solíamos desayunar colacao, pero a mi hermano pequeño, siendo así de pequeño, le encantaba tomarse un café con leche. Que sí, que sí... café con leche.

Me encantaba mojarme los labios con anís de la copa de mi madre, un agua nacarada por el hielo, era un saborcito dulce, dulce, y si no... las Lágrimas de Jabalón, o la Quina Santa Catalina, eso era pecata minuta.

Mi padre era fumador. Cuando abandonaba la colilla de su cigarro a medio apagar en el cenicero, yo, inspeccionaba el lugar y si no veía a nadie, cogía la colilla, y mordisqueada, probaba un poquito de eso que a mi padre le gustaba tanto. ¡Cómo tosía! Buajjjjjjjjj, no me gustaba nada.

Anécdotas graciosas las tenemos todos, pero yo recuerdo una especialmente graciosa, y es que en mi casa, nadie reponía el papel higiénico cuando se terminaban las existencias, con lo cual, cuando te veías sentada en el retrete, sin nada con lo que poder limpiarte, tenías que usar la potencia de tu voz para gritar:

- “¡Mamaaaaaaaaaaaaaaaaaa! ¡traéme papeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeellll!

Tocaba esperar un poco, y pasados unos instantes, por debajo de la puerta asomaba el dichoso papel, pero ¿qué tipo de papel pasa por debajo de una puerta?: papel de las páginas amarillas. Esto, desde luego que conlleva a problemas colaterales, y es que, cuando había que hacer uso de la guía para buscar, por ejemplo, Colegios, te dabas cuenta de que la guía empezaba por Limpiezas, con las páginas anteriores nos habíamos limipiado nuestras miserias, con lo cual te tocaba llamar a información de telefónica.

Seguiré buscando entre mi memoria...