lunes, enero 02, 2006

Mujer


Mujer
Originally uploaded by esther_rcab.



¿Ha sentido alguien la felicidad? Dicen de ella que es hermosa. Que un poquito de este precioso tesoro nos puede llenar el espíritu de gozo. Pero, ¿dónde está?, ¿quién la ha visto?

Elixir de la vida tan ansiado.

Hay tantos impostores... la frivolidad nos engaña... y nosotros, ¡ignorantes! llenos de riqueza creemos poseerla. Y así, vemos pasar la vida, engañados y engañándonos. Sólo al final del camino, nos damos cuenta de que la hemos tenido tan cerca que la hubiéramos podido tocar. Se despide de nosotros preguntándonos "¿no te has dado cuenta de que era yo? he estado siempre a tu lado, adoptando diversas formas... de hijo, de madre, de esposo, de amigo,..."

Debemos mirar a nuestro lado para encontrar eso que parece tan lejano.

Papá


niña sentada
Originally uploaded by photos_esther.



Por Esther Rodríguez Cabrales

En soledad lloro. Es mi llanto tan profundo que hiere el alma. Mi cuerpo sufre. Sufre tanto que siento cómo se resquebraja el corazón. Y aunque las lágrimas asoman, desisten de su descenso. Se acumulan en mis ojos y cuando ya no aguantan más caen aún sin querer. Sólo se oye un lamento que escapa involuntariamente de mi garganta. Tapo mi cabeza con la almohada y noto cómo mi corazón late ahora con más fuerza en un intento de ahogar mis sollozos. No pasa nada. Nadie puede oírme. El demonio de la perversidad se pasea por mi habitación. Me gustaría llorar ruidosamente. Llorar con ganas. Fuerte. Dejar caer mis lágrimas, libremente. Desahogar mi alma y sentirme por fin limpia. Las personas, a veces, aún estando en la intimidad nos reprimimos, porque quizás suene el teléfono, o baje una vecina a preguntarte si ya te encuentras mejor. Ha sido todo tan rápido...
Dormiré. Un sueño dulce. Que me arrastre hasta la inconsciencia. Dejar en reposo mi mente. Que se cure del sufrimiento. ¿Qué puedo hacer para dormir? ... pensaré en algo bonito, como mi infancia. ¡Qué lindo!Sería bonito poder atrapar el pasado en un bote, y verlo a través del cristal transparente. Verte otra vez. Abrirlo y sostenerte en mi mano. Besarte una y otra vez. Como cuando era pequeña. Me pinchabas con el bigote. Era duro. Parecían alambres. Pero me gustaba. ¿Porqué tenías tanta prisa en marcharte? Ni si quiera me esperaste para despedirnos. Yo quería decirte adiós. Tenía muchas cosas que contarte. Esas cosas que, cuando creces, te avergüenzan un poco, porque te dejan desnudo ante los demás. Pero ya no me da vergüenza, papá. Vuelve y te lo demostraré. Ya es tarde.

Abriré la ventana.

El aire entra fresco. Me limpia la cara y arrastra mi tristeza. Cierro los ojos y siento una caricia. Es él, lo sé. Sé que me dice, mi niña, sabes que no me gustan las despedidas.

Pondré cerca de ti esta carta, papá.

La muerte de una paloma

Por Esther Rodriguez Cabrales.

Esta es la historia de una bella paloma a la que un día cortaron sus alas encerrándola en una jaula de oro. No había día que no amaneciese suspirando:

-¡Cómo deseo volar!

Un día, la blanca paloma divisó a un hombre. Un naúfrago que llegó a la Isla de la Soledad.

Él, perdido, pero libre. Ella, certera, pero prisionera.

La paloma sintió cómo su corazón latía con más fuerza.

Conoció el amor.

El naúfrago, aceptó cuidarla con sus templadas sonrisas. Pero, ¡pobre paloma! es muy desgraciada. Ella querría salir de la jaula y volar alto, alto, al lado de su naúfrago. Es por ello, que la paloma sufre.

Ahora no hay día que la paloma no amanezca sin llorar.

Odia al núfrago y llorando le grita:

-¡Te odio!

- Vaya con la paloma egoísta-, piensa el naúfrago. Tiene mis sonrisas y una jaula de oro donde no le falta almiento ¿qué quiere de mi?

Hoy la paloma no llorará.

Ni tan si quiera suspirará.

Ha venido a visitarla la tristeza y se la ha llevado sin poner resistencia hacia la muerte.

¡Pobre paloma!

Ahora ya es libre.

El naufrago la ve derrotada, inerte, muerta, y piensa que nunca podrá olvidar a su bella paloma blanca que murió pensando en él. Él seguirá buscando el camino de regreso a casa...

La brisa le susurra al oído:"¡suerte marinero!"

DAVID Y ROBERTO


David y Rober
Originally uploaded by esther_rcab.



Cuando una persona se perpetua a sí misma en sus hijos, deja un poco de ser ella misma para darselo a ellos. Un día le pedí a una amiga una foto suya para dibujarla. La respuesta fue ésta. David y Rober. Begoña, tus hijos.

DOMI


DOMI
Originally uploaded by esther_rcab.

Esther


Esther
Originally uploaded by esther_rcab.



Sólo cuando uno se dibuja así mismo, es capaz de darse cuenta de lo bello que es ser imperfecto.

FUGA NOCTURNA

Se miraba al espejo, pero no se reconocía. Intentaba atravesar con su mirada el interior de la imagen, y el espejo le devolvía decrepitud. Sentía conmiseración de sí mismo y aunque había intentado borrar aquellos recuerdos, volvían a él reiteradamente mientras dormía. Ojalá pudiera volver atrás. Cambiaría todo. En seguida despertó de un segundo sueño, abandonando la pesadilla que le mortificaba. Cruzó el dormitorio y se dirigió a la cocina. Preparó un colacao caliente y lo bebió a sorbos. Podía sentir perfectamente el hinchazón en sus ojos. Le latían con fuerza. La presión que sentía en el pecho no se marchaba. Entonces fue cuando abrió la ventana. Sintió la quietud de la madrugada. El frío le despejaba. Se subió a la barandilla. Su corazón latía tan fuerte que le costaba respirar. Se arrojó al vacío.


Llevaba meses deseando hacerlo. Sabía que podía hacerlo. Lo soñaba una y otra vez. Escuchaba voces que le susurraban y le animaban a hacerlo. Vamos Ricardo, tú puedes hacerlo. Éste es el momento.


Y por fin, voló.

Era una sensación impresionante. Podía ver su casa desde arriba. Sin embargo, no parecía su casa. Todo era distinto desde las alturas. Vio el parque donde salía a correr, el itinerario que realizaba cada mañana. Vio su oficina, sintiendo algo de repugnancia. Y así estuvo toda la noche. Volando y disfrutando de su nueva aptitud.

Cuando despertó, se preparó un colacao y abrió la ventana. Pero esta vez no se arrojó al vacío.

Sin más


pareja
Originally uploaded by photos_esther.



Por Esther Rodriguez Cabrales

Entre tu realidad y la mía
sobrevuela un sueño
que sin haberte consultado
te hizo dueño.
Turbia ilusión que empaña mis ojos,
reiteración amarga
¡terrible sueño de locos!
éxtasis paranoico,
un sueño que pudo ser real,
realidad imposible al final.

Máscara

Por Esther Rodriguez Cabrales.

Y desde mi rincón lejano
escondida tras una máscara
te pienso,
te imagino
y te deseo en vano;
araño tu recuerdo
y me quedan restos de melancolía
y de tristeza barata.
Te sueño,
te amo...
...aunque tus ojos me sonrían...
es poco
¿no lo entiendes amor?
es poco.

LINKS

Bauhaus
Erasure
David Bowie
Depeche Mode
Echo & The Bunnymen
Iggy Pop
Kurt Cobain
Goldfrapp
Interpol
Joy Division
Peter Murphy
Pink Floyd
Los Ramones
Roxy Music
Ultravox
Siouxie & The Banshees
Soft Cell
The Clash
The Cure
The Doors
The Mission
The Smiths
Yazoo

MANZANAS DEL PASADO


Unicornio
Originally uploaded by esther_rcab.


Hay en mi memoria un recuerdo especialmente entrañable. Es algo personal, dulce y mullido. Cálido como una canción de cuna. No tengo demasiados recuerdos de mi infancia, pero los que conservo son como pequeños tesoros. No se trata de blancos unicornios, ni de arrogantes faunos. Nada que ver con cuentos de brujas, ni de hadas, sirenas, ni ninfas. Son sólo manzanas. Dulces y calientes. Cada mañana, cuando iba al colegio, con mi poncho de colores, mis pantalones de pana y mi coleta de caballo que me latía en la sien, me llevaba para desayunar una manzana, amarilla, punteada, cubierta de aroma. La dejábamos sobre la repisa que cubría el radiador. Y allí, poco a poco, la manzana se asaba durante la mañana, lentamente, para que, cuando llegara la hora del recreo, estuviera a punto para comer. Y así salíamos al patio del colegio, con la manzana humeante y con dolor en los dientes cuando la mordía, impaciente por saborearla... recuerdos de la infancia que se me antojan breves...

EL DESPROPÓSITO

Comienza un nuevo año, y con él las listas de propósitos. Y como cada año, Máximo saca de su bolsillo el sobre que con tanto celo lleva guardando durante meses. Al terminar las exangües campanadas y no sin cierto nerviosismo, rasga el sobre y saca de su interior la nota que trescientos sesenta y cinco días antes había escrito y en la que materializaba sus propósitos para el año. Ahora, es tiempo de averiguar cuántos de ellos había realizado. Máximo no salía de su asombro cuando comprobó que ninguno de ellos había llegado ni tan si quiera a su fin. Es más, ni si quiera habían permanecido en su memoria. El desánimo se apoderó de él. Un sentimiento de culpabilidad le arañaba el profundo pozo de su alma. Así que rompió la nota, la rasgó en diminutos papelitos y los lanzó al aire llenando de serpentina el salón. ¿se puede saber qué haces?-preguntó su hermana. Un despropósito, eso es lo que tendrá el 2006- gritó él con una amplia sonrisa en los labios.

yo


yo
Originally uploaded by photos_esther.
Así es como yo me veo...


¿sabéis lo que es una erotomaníaca? pues lo que dice la RAE es:

Enajenación mental causada por el amor y caracterizada por un delirio erótico.

Pero ese es su concepto más formal, tiene una lado poético, os lo aseguro.

Pero, ¿y el amor? ¿qué es el amor? pues usando la misma fuente de información tenemos que es:

Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y CREAR.

BONITA BANDA SONORA



Powered by Castpost

...charcos de cristal roto bajo mis pies. Camino pisando espejos de agua sobre un suelo congelado que refleja una realidad turbia. Camino musitando palabras que enlaza sueños a mi vida. Camino imaginando historias ajenas. Camino evitando compararme. Estoy sola. El vaho me protege durante el trayecto y me acompaña un sentimiento de dulce soledad. Un día perfecto para empezar a trabajar...

DOMINGO


Domingo
Originally uploaded by esther_rcab.



Desde el puente escucho
la melancolía del saxo
evocando la tristeza de tu alma,
que tu mirada tan bien delata;
y lleno mis pulmones
esperando vaciar así mi mente
de recuerdos y antiguas pasiones...

Llega la música como una letanía
emulando vientos nuevos,
y la vida que parecía agonía
en ese instante languidecía...
olvidando el martirio de mis infiernos.

Un niño


Domingo niño
Originally uploaded by esther_rcab.

RETRATO DE DORIAN GRAY

"....un amor que no moriría. Sin embargo, al final murió. Olvidé lo que le mató. Creo que fue su propósito de sacrificar el mundo entero por mí. Ese es siempre un momento espantoso. Le llena a uno de temor a la eternidad."

LA INCOMPRENSIÓN DE LA FIEREZA

Viaja sentado en un adusto asiento del vagón de un tren, intentando entretenerse con pensamientos no perniciosos tan recurentes en él. Sólo divagando, mientras su mirada se pierde en la velocidad de la ventana, buscando un imposible punto fijo. Piensa que la mejor salida en estos casos de absoluto aburrimiento es recordar. Cuando alguien recuerda de forma espontánea, casi nunca tiene problemas para hacerlo, el inconveniente se presenta, cuando uno se lo propone sin más. A falta de recuerdos, Pablo fija su atención en la ilustración de la portada del libro que tiene entre sus manos y que una leyenda le informa de que se trata del óleo "Lujo, calma y voluptuosidad" de Matisse, un lienzo cuya complicada sencillez le induce a pensar que eso lo puede hacer cualquiera sin conocimientos previos, subestimando el valioso acto de la creación del artista. Pero no hay mucha luz en el vagón, así que acerca el libro a su rostro con la intención de observarlo mejor y se pregunta cómo una persona adulta hace esos dibujos casi infantiles, a pesar de la lujuria que evoca, ignorando los mínimos principios y nada dogmáticos que definen el fauvismo.

Y como la vida es una sucesión de hechos conectados entre sí de manera casual, Silvia viaja en un cómodo asiento del vagón de un tren. Lleva unas gafas oscuras puestas que le permiten ver sin sin disimulo al hombre que, sentado frente a ella, porta un libro cuya portada muestra el colorido y exquisito dibujo de una playa, en donde opulentas mujeres desnudas se cepillan los cabellos y se observan entre ellas orgullosas. Y piensa lo atractivo que parece ese desconocido cuyo interés por la pintura queda patente cuando se acerca el dibujo a los ojos para observarlo con mayor detenimiento y, seguro, disfrutar con aquella bella estampa y magnífica obra de arte. Sin duda, se trata de un hombre hermoso. A partír de ahí comienza una amistad con un tema en común, la fiereza del fauvismo.

Mi niño


Mi niño
Originally uploaded by photos_esther.



EL SILENCIO

Calla... mi niño...

escucha...

esto que oyes...

se llama silencio...

es muy valioso... cuídalo...

Hazme caso...


Mario
Originally uploaded by esther_rcab.



UN CUENTO

-Mami..., cuéntame un cuento....
-...ahora no, hijo....
-¡pero papá me digió...!
(y mamá le corrigió)
-dijo.... hijo....
-¡pero papá me dijo que me lo contarías!
-¿y cuál querrías?
-el de las hojas de pato... que me río un rato...
-no son hojas... son plumas, cariño...
... pero no te enojes...
... que no te riño.

UN NUEVO DÍA

Gracias.

Hoy me he podido despertar...

PANDORA


Miriam
Originally uploaded by esther_rcab.



PANDORA.

Erase una vez, un dios llamado Zeus que engañado por Prometeo y con ansia de venganza, modeló una figura, con tierra y agua. Con ayuda de otras divinidades creó a la bella Pandora. Reunía ésta, la gracia de Afrodita, la habilidad de Atenea y las mentiras de Hermes, una mezcla explosiva que hizo sucumbir a Epitemeo, el hermano bobo de Prometeo, que cayó hechizado, atontado, embobado, alucinado y pasmado y se quedó con Pandora y su maleta.

Un día, Pandora, sin poder resistir su curiosidad, quiso saber qué le habían metido en su equipaje los dioses, y al abrir la maleta... salieron de ella todos los males y todos los bienes, que se fueron dispersando por el mundo sin criterio definido, con la única intención de ser usados como arma contra los hombres, gracias a Prometeo. Rápidamente, Pandora cerró la maleta y sólo pudo conservar muy poquito del interior, quedó dentro de la maleta algo frágil, la ESPERANZA, que con mucho temor guarda Pandora con amor.

... Y como Pandora, tú Miriam, sabes guardar muy bien la esperanza, que junto con tus virtudes, te hacen ser tan especial.