martes, noviembre 28, 2006

EL PASEO

Aquella muchacha leía distraídamente mientras caminaba, sobre un manto amarillo de hojas secas que, como cada otoño, cubría el paseo. Vestía un gorro de lana y su pelo rizado, siempre rizado, asomaba largo y suelto por los lados, cubriendo sus hombros. Sostenía el libro con ambas manos, como si mantuviera entre ellas a un pequeño pájaro recién caído de su nido. Su parsimonioso caminar se antojaba pueril. A veces parecía detenerse, así, de repente, quién sabe si motivado por su creciente interés ante aquella historia, y lo reanudaba, al terminar la frase. Quizás ella aún no había sucumbido, como otras personas, ante la imagen impuesta, la imagen no selectiva que, como un canto de sirenas poco piadosas, ofrecía la sociedad. Es posible que esa joven, aún creyera en la magia que la palabra escrita puede ejercer en el alma. Viéndola a ella, es fácil respirar con cierto alivio y pensar que habrá que tener esperanza. Será cuestión de tiempo entonces. Creer que, algún día, se desempolvarán todos los libros que ahora duermen tranquilos sobre las estanterías, esperando latentes a ser redescubiertos.

jueves, noviembre 23, 2006

SOLO CATORCE

DANILAC


Ha resultado ser el ganador del certamen "Solo catorce" de minirelatos.
Gracias a todos.


Bueno, primero quiero daros las gracias por vuestros minirelatos. Para mi es motivo de orgullo y alegría ver que os interesáis. Asi que, gracias, de verdad.



Es el momento de la votación. Y lo haremos los lectores del blog. No es necesario haber mandado un relato. Puede votar quien quiera. Pero sólo se podrá votar por un relato. El relato que más os halla gustado, el que más os halla sorprendido, ¿vale?

Deja tu voto en un comentario.

Por cierto, creo que sobra decir que no nos podemos votar a nosotros mismos... lo aclaro, no vaya a ser que a algún desalmado se le pase por la mente. Tampoco valen los votos que no tengan perfil en blogger. ¿eh? ¿entendido? Bien. Pues ya pueden empezar.

Esther

1.

El botones cogió la cargada maleta, gimoteando. Nunca imaginó que la tristeza pesara tanto.


Danilac

2.

- No quiero comer esta mierda, mamá
- ¡Cómetela! Las moscas comen mierda.
- ¡Hum! ¡Qué rica!


3.

- Querida, eres deliciosa
-¿Y qué nos pasará cuando termines de comerte todos mis miembros?


4.

Lo fastidioso es que mi único recuerdo vivo es el sabor de la pistola.



Sergisonic

5.

El insecto me miraba desde la letra A. Lo aplasté y el libro empezó.


Balkhan

6.

La luz de sus ojos iluminó el día para que la luna pudiera descansar.



Pigmalion

7.

El sueño vino por donde llegó, su existencia de día no tenía ningún sentido.


Isthar

8.

Me niegas tus ojos tras tus gafas de sol, y mi mundo se apaga.


¿Intentarlo? Si quieres puedes decirme tus catorce. Yo los iré añadiendo aquí. ¡Ánimo! Después haremos una votación.

martes, noviembre 21, 2006

NOVILUNIO

Leí con avidez la última página y con un suspiro, di por finalizada la lectura. Cerré con parsimoniosa lentitud el libro, casi acariciándolo y cruzando los brazos sobre él, dejé descansar mi cabeza, centro de mi universo. Quería de ese modo, retener toda esa conjunción de palabras que aún resonaban en mi memoria como un eco. Aprehenderlas para una comprensión íntima. Apreciaba esa obra mucho más de lo que hubiera imaginado, era como un novilunio intelectual y quería empaparme del dulce recuerdo que aún quedaba de su reciente lectura, de lo fantástico y de lo sobrenatural, de lo estético y de lo bello, del pasado y del presente, de la recreación de la perfección. Soñé, porque me quedé dormida, soñé que mi pluma se henchía de palabras y que éstas surcaban la hoja como un cuchillo lo hace en la espuma. Por un momento me soñé Violet, ¿porqué no? ¿acaso su vida era peor que la mía...? tiránica a veces, generosa otras, muy parecidas en el fondo, a pesar de ser tan distintas en la forma. De lo que no cabía ninguna duda era de la capacidad que ambas tenemos para soñar. Ojalá fuera la misma para transmitir, Violet.

lunes, noviembre 20, 2006

jueves, noviembre 02, 2006

¿VACACIONES AHORA? PUES SÍ ¿QUÉ PASA?


Poema de mis vacaciones

Para hacer bien la maleta
necesito tomarme cierto tiempo
ser constante y no una veleta
resulta ser un gran pasatiempo.

Primero el cepillo de dientes,
olvidarlo es de imprudentes.

Después el cinturón,
el de castidad, no, eso es una abominación.

NO olvidar a la familia,
el tiempo de descanso siempre reconcilia.

La ropa, los enseres,
y un cuaderno donde anotar los anocheceres.

Esto y poco más
buen talante y buen compás.

Y si aún no saben que me voy de vacaciones,
será que necesitan unos buenos capones.

Gruesos besos,
les echaré de menos.