lunes, julio 31, 2006

MAR


Powered by Castpost

¿Y desperdiciar un regalo así?

Ni hablar.

Es fantástico.

El texto ya lo publiqué. Ahora me lo leen para que yo lo escuche.

Y yo os lo muestro.

Gracias.

Descubrí ante mis ojos un paisaje extraordinario, tanto que su inefabilidad era una suerte de dédalo que se me antojaba caprichoso. Quise entonces dibujarlo, aun corriendo el riesgo de resultar baladí. Pero hete aquí mi sorpresa al descubrir la precariedad de mi paleta. Necesitaba azul, en toda su gama. Y necesitaba también un gran lienzo. (Para dibujar el mar o el cielo, se requiere un lienzo, si me apuran, infinito). Me dirigí hacia el único lugar donde podría encontrarlo. Un rincón de aquella ciudad en donde cultivaban toda clase de pigmentos, colores y utensilios capaces de satisfacer cualquier sublimación artística, por imposible que parezca (¿imposible he dicho?¿hay algo imposible?). Fue entonces cuando le rogué a aquel individuo de pelo hirsuto y nariz amenazante que custodiaba ese tesoro cromático, que me proporcionara un lienzo infinito. Y después de someterme a una mirada obtusa desde su azul cristalino, me tendió la tela. Lo llevé sin mucho esfuerzo a través de las calles desiertas, (sin mucho esfuerzo, pues, por todos es bien sabido, que las cosas infinitas carecen de visibilidad, como infinitos son un beso, un adiós, un ángulo, la aritmética o el azul). Y cuando llegué a mi rincón (he de decir que es azul, como yo), o llegaste tú, o llegamos los dos, pues somos la misma persona, me puse manos a la obra.Mi lienzo se tornó azul.Y el azul me preguntó si realmente sabía quién era él. La pregunta no me pilló por sorpresa, así que contesté que era el mar, o el cielo o yo.No sé si llegué a escapar de aquel laberinto, ni si quiera sé si ahora conozco algo más de mí, o algo más del infinito mar. Pero aquel hecho, infinito en el tiempo, me enfrentó a una inextricable duda sobre quién soy yo. ¿Soy el mar? ¿soy el cielo? ¿soy tú?

jueves, julio 27, 2006

UNTRUE


Que todo lo que me suceda sea cierto...

¿o no?

¿Qué hay de cierto en lo que nos rodea? ¿qué hay de incierto? La mentira no es más que una verdad disfrazada, o ¿es que la verdad es una mentira encubierta? sea lo que sea, una e dibujada en la arena, evoca cualquier cosa excepto mi persona ¿Quiere decir eso, que todo lo que es cierto, lo es en tanto en cuanto es incierto? Y es que, el todo, lo constituyen ambas cosas, son la cara y la cruz de una misma moneda.

Reflexiones infinitas de un verano a la sombra de mis dudas, que las extiendo cual alfrombra roja, para que paseen sobre ella, por favor, pasen y vean.

Sigamos.

Una mentira, puede ser piadosa, y una verdad dañina.

¡Oh!, sempiterna duda que surge de la espuma, del mar de la duda y esas galipatías.

Por veinte duros, palabras que empiecen por e, que se puedan dibujar con el dedo sobre el vaho de un cristal en los fríos días de invierno... ¿me disculpan?

martes, julio 25, 2006

UN LAUREL

Una vez escribí esto.

Yo soy un árbol.
Sólo para ti.
Veo que me observas.
Y yo te observo a ti.
Y veo un hombre.
Y me pregunto porqué deseé tanto ser un árbol.
Ahora, no puedo tenerte.
Y debo conformarme con mirarte, y ver cómo escribes y me dibujas, sin saber que te amo, y que las gotas que caen de mis hojas, no es rocío, sino lágrimas...
¿Vendrás mañana de nuevo?
Eso espero.
Y esperaré aquí, en el mismo lugar de hoy, a que ocupes ese banco y cojas de nuevo tu cuaderno y quieras quedarte absorto mirándome.
¿Habrá en Edimburgo o en Bruselas o en La Borgoña laureles como yo?
Ven mañana.

Y lo hice como todo lo que escribo, con pasión, no desmesurada, pero sí significativa.

Hace un tiempo leí, no sin entusiasmo, lo que le sucedió a Dafne. Una historia que me llenó de una alegría inusitada por la similitud que uno trata de buscar en los libros, y desde entonces, no dejo de imaginarme siendo un laurel, grande, verde y tupido, con corazón de madera y libre, aunque sea una libertad limitada, fija al suelo.

Hoy vuelvo a sentir que mi corazón es de madera, mis pies se han hundido en la tierra y mis brazos son ahora frondosas ramas, a través de las cuales, se filtran los brazos de dios. Y respiro tranquila al saber que no corro ningún peligro. Que estaré aquí, ayer, hoy y mañana. Daré sombra a quien la necesite, y cobijo a quien lo requiera. Pero de aquí no me moveré. Porque soy un árbol, y juncos y barro.

El laurel piensa que es triste vivir sin amor, tanto como morir y recuerda aquella frase a la que antes de su metamorfosis solía recurrir sobre quién desea vivir sin amor, pues mejor será morir.
Yomimeconmigo en el tierno suelo ...

lunes, julio 24, 2006

EL SACRIFICIO


Querido Bito,
te voy a contar un cuento muy cortito.

Hubo una vez,
dos marionetas
de una sola tez.

Sobre el retablo
se amaban,
de su ropaje se despojaban,
hasta que vino a visitarles el mismísimo diablo.

El diablo, zafio
como negra paloma
y palabra en labio,
les advirtió lo que no era broma.

Que un sacrificio
le debían
si su amor, que no vicio,
conservar querían.

- ¿un sacrificio?, preguntó una.
- ¡el sacrificio!, confirmó la otra.

Una vez el diablo les unió
(de eso no se acuerdan)
ahora, a cobrar recurrió
a ver si su vida le aumentan.

Las marionetas con miedo se miraron
¡cómo vivir la una sin la otra!
Con escalofrío temblaron
Sin embargo, la respuesta era obvia.

Una daga se hundió en ella,
y una lágrima resbaló
precipitadamente haciendo mella
en la otra que hasta su corazón caló.

Llegó el momento final,
ése fue el trato
que pactó con el ángel del mal.

El diablo insinuó
que su vida perdonaría
si le daba más años de vida.

¿De qué me sirve vivir
si ahora ella no está?
Que no es vida sin sentir,
mejor será con ella partir.

Así pues la marioneta cual bufón
daga en mano,
la hundió hasta el corazón
y partió a su lado no en vano.

Y del diablo mejor no hablar
que de sentimientos no sabe.
Que más años no pudo sumar
y que la bondad en su corazón no cabe.

jueves, julio 20, 2006

EL SENTIR

Créanme cuando les digo que sentir es un privilegio, ¡un gran privilegio!, del cual no disfrutan ni tan si quiera los dioses (me consta que ellos no sienten). Y es que sólo nosotros podemos sentir como sentimos, doy fe.

Aunque, bien es cierto que, no siempre sentimos como nos gustaría hacerlo. No todo es halagüeño en nuestro sentir, ¿verdad? Y es que, a veces son más las tristezas que las alegrías, si... eso también me consta. (Un momento, ¿será que, a igualdad de volúmen, el peso específico de la tristeza es mayor que el peso específico de la alegría y por eso se siente más? ¡Qué zafiedad! será que la tristeza abre heridas tan difíciles a veces de cerrar).

Lo que está claro es que sentir es vivir, a pesar de todos los pesares. ¿Quién no quiere sentir? Me niego a pensar que, por un momento, alguien pueda desear ser una cabina telefónica a la que le revienten los cristales a patadas cada día y no sufre por ello.
Una dama debe sentir para estar viva.
Por eso...

Yo soy caliza

blanca

impura

sensible

(aunque resistente)

Yo, soy caliza

¿bella?

Una dama.

miércoles, julio 19, 2006

MI VISIÓN DE TI


Lou 1
Originally uploaded by esther_rcab.
Esta es otra óptica. Guapa.
http://reprobando123.blogspot.com/

¿ROMPERÁ MÁS CORAZONES?


Lou 2
Originally uploaded by esther_rcab.
Un regalo ¿bonito? para alguien bonito

martes, julio 18, 2006

LOS CUENTOS, CUENTOS SON

Y ahora, ¿qué hago?

Ando perdida con Rose y el gato persa.

¿Qué se supone que debo hacer con algo que resulta “plano”, que adolece de inconexión y que, a ojos vista, resulta incompleto, inacabado?

¿Debo suponer que todo el tiempo que he invertido en él, ha sido tiempo perdido? ¿o debo hacer caso a mi ángel de un solo ala? ¿a mi ser circular?

Es ese tipo de cosas en las que, para crearlas, pones un empeño especial, con mucho cariño, y al final, lo que te aporta es congoja.

Como ese dibujo... lo hice con tanta ilusión... A veces pienso que debería haberle matado, igual que al gato. Debería haber cogido un pastel negro y haberlo destrozado. Dejarlo tan oscuro que quedara invisible. Dibujar una cortina negra sobre todo su rostro. Fuera el problema, fuera el daño. Lo cierto es que he intentado deshacerme de él, pero... lo he pintado yo, y debo reconocer que, en el fondo, me gusta, no soy capaz de asesinar al retrato. No soy capaz de cometer tan tremendo acto, por muy herida que pueda sentirme.

Rose y el gato persa... ¿te guardo en un cajón hasta que me vea con fuerzas para cambiarte o te asesino y te convierto en serpentina?

¿Para qué escribo cuentos? ¿para qué?

Llama al 5454 y pon RYGP seguido de asesinar si lo que quieres es que el cuento desaparezca.

o llama al 5455 y pon RYGP seguido de guardar si lo que quieres es que el cuento se mantenga en duermevela hasta que la autora decida devolverle las sombras, la conexión y darle un final satisfactorio.

Tu llamada entrará en el sorteo de un dossier con todos los cuentos completos de ERC y además un cheque al portador por un importe cargado de sueños rotos. ¡No te lo pierdas!

lunes, julio 17, 2006

ÉSTA ES TU COMPOSICIÓN

Dame siete razones para creer que la luna no es azul. Y suelta el lápiz amor, que tu libro ya lo escribes cada día. Ahora, saborea la intimidad,

que es dulce,

que es salada,

bajo el refugio de nuestras sábanas que construimos los dos.

Déjame ver tu espalda desnuda (y lo que no es la espalda), admirar el cuerpo, por el cuerpo, que me quita el habla, que no pronuncio bien la erre.

Ayúdame amor, que es el sexo lo que frenará mi alzheimer...

¡qué bien huele la leña!
¡qué bien huele el amor!
¡qué bien huele el recuerdo de las venticinco pesetas de mi abuela Leonor!

viernes, julio 14, 2006

LOOK FOR THE SECRET MESSAGE

Nothing matters, you know
only what we find.
Squeeze me in your mind,
tight before you go.

Abyss between us
keeping us together and all that jazz....


Nota del autor: Cuando uno se anticipa a los jeroglíficos, es sobrecogedor. Quizás sobrenatural. Creo en los seres circulares. Ahora, sí que creo.

7 + 3 = 10

10 / 2 = 5

5 + 5 = 10

Si 5 = 1 entonces 1 + 1 = 1


Powered by Castpost

miércoles, julio 12, 2006

MEJOR

Hubo un tiempo;

sí, lo hubo,

sin embargo...

Cómo decir,

mejor callar.

La sal todo lo cura,
y el mar,
como las lágrimas...
Cómo pensar,
mejor olvidar,
y sin embargo....
Salitre en mi rostro,
La hiel...
mejor callar.

Powered by Castpost

lunes, julio 10, 2006

Mar


mar
Originally uploaded by esther_rcab.

Descubrí ante mis ojos un paisaje extraordinario, tanto que su inefabilidad era una suerte de dédalo que se me antojaba caprichoso. Quise entonces dibujarlo, aun corriendo el riesgo de resultar baladí. Pero hete aquí mi sorpresa al descubrir la precariedad de mi paleta. Necesitaba azul, en toda su gama. Y necesitaba también un gran lienzo. (Para dibujar el mar o el cielo, se requiere un lienzo, si me apuran, infinito). Me dirigí hacia el único lugar donde podría encontrarlo. Un rincón de aquella ciudad en donde cultivaban toda clase de pigmentos, colores y utensilios capaces de satisfacer cualquier sublimación artística, por imposible que parezca (¿imposible he dicho?¿hay algo imposible?). Fue entonces cuando le rogué a aquel individuo de pelo hirsuto y nariz amenazante que custodiaba ese tesoro cromático, que me proporcionara un lienzo infinito. Y después de someterme a una mirada obtusa desde su azul cristalino, me tendió la tela. Lo llevé sin mucho esfuerzo a través de las calles desiertas, (sin mucho esfuerzo, pues, por todos es bien sabido, que las cosas infinitas carecen de visibilidad, como infinitos son un beso, un adiós, un ángulo, la aritmética o el azul). Y cuando llegué a mi rincón (he de decir que es azul, como yo), o llegaste tú, o llegamos los dos, pues somos la misma persona, me puse manos a la obra.

Mi lienzo se tornó azul.

Y el azul me preguntó si realmente sabía quién era él. La pregunta no me pilló por sorpresa, así que contesté que era el mar, o el cielo o yo.

No sé si llegué a escapar de aquel laberinto, ni si quiera sé si ahora conozco algo más de mí, o algo más del infinito mar. Pero aquel hecho, infinito en el tiempo, me enfrentó a una inextricable duda sobre quién soy yo. ¿Soy el mar? ¿soy el cielo? ¿soy tú?