martes, enero 31, 2006

NARCISO

El significado del término narcisista (excesiva complacencia en la consideración de las propias facultades u obras) tiene su base en la mitología clásica.

En la antigüedad inventaban historias para explicar los fenómenos que escapaban a su razón, de los que hoy en día existen explicaciones científicas y lógicas. Así, creaban verdaderas bellezas literarias que les ayudaran a entender el mundo que les rodeaba.

Aquí os relato la historia de Narciso.

En ella os presento a unos mortales de dudoso comportamiento como es este joven tan vanidoso llamado Narciso....

Cuando Narciso nació, un adivino llamado Tiresias, le vaticinó una vida muy longeva si no se llegaba a conocer así mismo nunca. Así creció Narciso, viviendo en la más absoluta ignorancia de su persona.

A Narciso le gustaba levantarse al despuntar el alba, justo cuando los primeros rayos de sol alcanzaban su lecho. Se desperezaba y, como siempre, salía a cazar. Le gustaba ir solo, es más, detestaba la compañía de otras personas, y pasaba el día entero en el campo, cazando. Era tan bello que iba rompiendo corazones a su paso. Hombres y mujeres agonizaban de amor por él. Pero Narciso no reparaba en ellos. Tan arrogante era.... Su amigo Aminias terminó muriendo por su amor no correspondido.

Un día, estando Narciso de caza, una ninfa llamada Eco le observaba oculta tras un matorral. Eco poseía una belleza exuberante, pero tenía un defecto. Un defecto que había sido castigado: Eco era una charlatana, y además indiscreta. Solía hablar tanto que era fácil cometer imprudencias. Así, Hera, la reina de los dioses se sintió agraviada con un comentario de la ninfa que ponía en duda la fidelidad de Zeus, su esposo, que flirteaba constantemente con otras ninfas. Hera, enfadada privó a la ninfa de voz. Así, Eco tenía que conformarse con repetir lo último que hubiera sido pronunciado en su presencia. Nada de lo que decía le pertenecía a ella. No podía expresar sus sentimientos. Y cuando veía a Narciso allí, tan níveo y a la vez tan salvaje, afinando su vista hacia su presa sentía unas enormes ganas de poder comunicarse con él... pero eso no era posible.

Un ruido la delató e hizo que Narciso, sobresaltado, preguntara ¿quién anda ahí?

- -¿...anda ahí?,-repitió Eco.
- sal de entre la maleza y muéstrate.-ordenó Narciso.
- Y muéstrate...,-volvió a repetir Eco.

Era imposible, iba a quedar como una tonta, así es que, decidió descubrirse. Al acercarse a Narciso, sin poder articular palabra, se lanzó sobre él y le propinó un gran beso. Narciso, asqueado la empujó y le espetó:

- jamás hagas algo parecido, o te arrepentirás. ¡Vete!

¡Pobre Eco! ¡qué vergüenza sentía! Tan enamorada e incapaz de expresarse.

Pasaron los días y Eco desfallecía por ese amor no correspondido, fue apagándose lentamente, día tras día, hasta que su cuerpo desapareció, quedando un rastro suyo, su voz... su castigo seguía ahí, aunque su cuerpo ya no estaba, sí que estaba su voz en forma de castigo, ... espantosa Hera, su castigo sería eterno.

Narciso siguió con su rutina, una vida aparentemente vacua que a él le satisfacía.

Un día de asfixiante calor, mientras Narciso cazaba sintió una terrible sed. Cerca había una charca. Hasta allí se acercó y de rodillas trató de beber. Esa charca le devolvió una imagen sobrecogedora. Esa charca encerraba el rostro más bello que jamás había visto. Narciso se enamoró de sí mismo. Cayó en el peor de los maleficios y estaba sufriendo todo lo que él había sembrado. Su agonía, era una agonía vivida ya por otras personas. Narciso estaba viviendo todo ese sufrimiento que había padecido Aminias primero, Eco después. Narciso sucumbió a sus propios encantos.

Día tras día, acudía a la charca para comprobar si era correspondido... y así fue apagándose, como lo hicieron otros en el pasado. Narciso falleció allí, junto a la charca y su cuerpo mutó de hombre a flor que quedó flotando. Una flor amarilla y blanca de forma acampanada a la que las ninfas bautizaron con el nombre de narciso.

Yo soy Eco...

lunes, enero 30, 2006

MIEDO

Tengo miedo,

de tenerte,

de perderte,

de olvidarte,

de buscarte,

de encontrarte,

y de tenerte...

domingo, enero 29, 2006

DIME CÓMO ERES Y TE DIRÉ CÓMO ESCRIBES

A la hora de plasmar las ideas sobre un papel, cada escritor busca sus medios, comunes o extravagantes, que le proporcionen el ambiente óptimo para obtener resultados favorables.


Así, el atuendo de cada uno puede determinar el éxito del texto:

El conde de Bufón, sólo podía escribir vestido de etiqueta, con puños y chorreras de encaje y espada al cinto.

Alejandro Dumas, padre que, cuando escribía, vestía una especie de sotana roja, de amplias mangas, calzando sandalias.

Pierre Loti, que vestía trajes orientales, escribiendo en un despacho decorado al estilo turco.

El poeta inglés John Milton, escribía envuelto en una vieja capa de lana.


O la importancia del movimiento que nos permite ir atrapando las ideas que flotan en el aire, así:

Chateaubriand, dictaba a su secretario paseándose con los pies descalzos por su habitación.

Víctor Hugo, meditaba sus frases o sus versos en voz alta paseando por la habitación hasta que los veía completos, pasando entonces a escribir con toda rapidez

Jean-Jacques Rousseau prefería trabajar en pleno campo y, a ser posible, al sol y, si el ruido ambiente le molestaba, se taponaba los oídos con tapones de guata.


Y cómo no va a ser importante el lugar en donde nos hallemos:

Montaigne, escribía encerrado en una torre abandonada.


Las manías son para los escritores caprichos imprescindibles a la hora de trabajar:

El poeta alemán Schiller, que sólo podía escribir si tenía los pies metidos en un barreño con agua helada.

Lord Byron, excitaba su inspiración mediante el aroma de las trufas, de las que procuraba llevar siempre algunas en sus bolsillos.

Gustave Flauvert, que era incapaz de escribir ni una sola línea sin antes haberse fumado una pipa.

Honore Balzac se solía acostar a las seis de la tarde, siendo despertado por una criada justo a medianoche, inmediatamente se vestía con ropas de monje y se ponía a escribir ininterrumpidamente de doce a dieciocho horas seguidas, siempre a mano su cafetera de porcelana.

Así, maniáticos, chiflados, locos, excéntricos, fantásticos, nerviosos, geniales, ilustres, eminentes... únicos.

viernes, enero 27, 2006

LA TRISTEZA DE MARTA


chica_joven
Originally uploaded by photos_esther.



Por Esther Rodríguez Cabrales.

Eran las seis de la mañana cuando el despertador anunció con encono el comienzo de un nuevo día para Marta. Nada se salía de su normalidad, aunque la falta de horas de sueño había hecho aparecer en ella una irritabilidad casi infantil. Sus ojos glaucos se asomaron al espejo y se sorprendieron de su propia transparencia. A pesar de su nívea y sutil belleza, Marta sentía últimamente un peso en su ánimo que la obligaba a caminar cabizbaja, y es que, a su condición de madre que tan espléndidamente compaginaba con su trabajo, se sumaba el hecho de pasar ya dos primaveras de los treinta. Se sentía tan cansada... Enmascaró su tristeza con el maquillaje y mojó sus frustraciones en el café, tratando así de deshacer todo lo malo que la producía daño. Le parecía que Roberto, su marido, ya no la deseaba, y la rutina se paseaba por el pasillo todas las tardes invocando la gravidez de su cuerpo. Marta respiró hondo, tanto que pensó quedarse así y ver cuánto tiempo podría aguantar sin tomar oxigeno, pero finalmente tuvo que soltar el aire de golpe haciendo volar su flequillo. Hacía calor, sus labios y su frente brillaban frente al espejo... consumió sus últimos segundos, regalándose algo de paz, cerrando los ojos. Era hora de ir a trabajar. De camino al tren se cruzó con un hombre que la espetó lascivamente: "¡...qué bonita eres!" y, sin atreverse si quiera a levantar la cabeza, le asomó a los labios una sonrisa, casi de agradecimiento. Tomó su tren, como hacía cada día, desde que tuviera dieciocho años. Se acomodó en cualquier sitio donde pudiera asirse a la vida en caso de emergencia y abrió su libro. Le gustaban los libros gruesos que llenaran su mente, y acopló a su vida la banda sonora que había elegido para ese día, inundando el ambiente con su rock decadente. Los hombres que estaban en el vagón actuaban torpemente en su afán de tenerla cerca, deseando que les brindara tan solo una mirada. Marta revisaba rápidamente su lectura en busca del punto donde lo dejó el día anterior. Alzó un segundo la mirada y descubrió cómo la observaban; su rostro se llenó de rubor y su corazón latió fuerte dificultando su respiración. Fue así cuando llegó al trabajo algo más convencida de si misma y dijo, por fin, con una gran sonrisa: “buenos días”.

Parecía que el día no iba a ser tan negro como imaginó.

A la tarde, Roberto la esperaba fuera, con un beso en los labios guardado con mimo para ella.

Definitivamente eran imaginaciones suyas.

miércoles, enero 25, 2006

DESIDIA

No digas nada de lo que después te puedas arrepentir,

guárdalo

No desees nada si no estás seguro de ello

porque lo peor de los deseos

es que, a lo mejor, se cumplen...

Y desde luego....

No hagas caso de los consejos que te den

porque, a buen seguro, errarán

martes, enero 24, 2006

DESESPERANZA

Busco respuestas, nadando a contracorriente, en un mar de dudas, y pregunto a voces que desgarran mi pecho, si es cierto que existes.

Necesito una señal que acabe con mi desesperanza...

Deambulo entre mi desconsuelo....

Las lágrimas no son suficientes para doblegarte ¿verdad?. ¿Y el sufrimiento, tampoco es suficiente? Me golpeas, me maltratas y, después te ríes, ¿a caso no tienes piedad? ¿porqué me haces sufrir?

¿Existes?

Ya no tengo fuerzas para seguir creyendo en ti, como cuando era niña.

No, ya no.

viernes, enero 20, 2006

SON COSAS DE NIÑOS


Infancia
Originally uploaded by
esther_rcab.




Siempre es bonito echar la vista atrás y recordar nuestra infancia, tan determinante en nuestras vidas. La mía fue especialmente tierna. Vivíamos sin lujos. Éramos una familia humilde, de padre ebanista y una mamá como las de antes, dedicada en cuerpo y alma a sus cinco hijos. Cinco hijos eran muchos hijos para un sueldo por lo general bajo.

Lo normal era comer guisotes, comida casera, como Dios manda, y los delicatessen sólo en las bodas de los primos. Ahora sí, que no faltara el vino con casera. Recuerdo perfectamente ser una niña, ¡una niña!, y tomar vino con casera, sí señores, fresquito, entraba como la cocacola, eso, ¡eso! era una maravilla. Pero ahí no acaba, no, solíamos desayunar colacao, pero a mi hermano pequeño, siendo así de pequeño, le encantaba tomarse un café con leche. Que sí, que sí... café con leche.

Me encantaba mojarme los labios con anís de la copa de mi madre, un agua nacarada por el hielo, era un saborcito dulce, dulce, y si no... las Lágrimas de Jabalón, o la Quina Santa Catalina, eso era pecata minuta.

Mi padre era fumador. Cuando abandonaba la colilla de su cigarro a medio apagar en el cenicero, yo, inspeccionaba el lugar y si no veía a nadie, cogía la colilla, y mordisqueada, probaba un poquito de eso que a mi padre le gustaba tanto. ¡Cómo tosía! Buajjjjjjjjj, no me gustaba nada.

Anécdotas graciosas las tenemos todos, pero yo recuerdo una especialmente graciosa, y es que en mi casa, nadie reponía el papel higiénico cuando se terminaban las existencias, con lo cual, cuando te veías sentada en el retrete, sin nada con lo que poder limpiarte, tenías que usar la potencia de tu voz para gritar:

- “¡Mamaaaaaaaaaaaaaaaaaa! ¡traéme papeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeellll!

Tocaba esperar un poco, y pasados unos instantes, por debajo de la puerta asomaba el dichoso papel, pero ¿qué tipo de papel pasa por debajo de una puerta?: papel de las páginas amarillas. Esto, desde luego que conlleva a problemas colaterales, y es que, cuando había que hacer uso de la guía para buscar, por ejemplo, Colegios, te dabas cuenta de que la guía empezaba por Limpiezas, con las páginas anteriores nos habíamos limipiado nuestras miserias, con lo cual te tocaba llamar a información de telefónica.

Seguiré buscando entre mi memoria...

miércoles, enero 18, 2006

CON UN SEIS Y UN CUATRO..LA CARA DE TU RETRATO


Dibujo de Mario 18-01-06
Originally uploaded by esther_rcab.



Desde luego, está claro que hacen lo que ven... y si no... ¿qué es esto?

martes, enero 17, 2006

PRIMAVERA SOMBRIA.


Ayer por la noche me quedé llorando tras terminar mi novela. Fue un llanto íntimo. Lloraba por ella. Lo hice en soledad. Lo necesitaba. Primavera Sombría, de Unica Zürn es una novela corta pero intensa. Es un texto escalofriante, desarrollado desde el punto de vista gramatical, con frases mínimas. Su estructura es sencilla, lo que le da un carácter contundente y frío. Una narración que, aunque parezca exenta de sentimientos, provoca el más profundo pavor en el lector. Es una historia autobiográfica que adolece de crueldad y en la que el sexo y la idea de la muerte están siempre presentes.

Unica Zürn sufría brotes esquizofrénicos y, además, la vida en su hogar era hostil, sin embargo, a través de la lectura, Unica, no sé si sin querer, se retrata como una niña falta de cariño y de atención, violada y maltratada, Unica se crea su propio mundo, un mundo mágicamente siniestro, una niña adulta. Es éste un libro premonitorio. Unica se suicidará siendo adulta, algo que tantas veces anheló en su niñez. Un libro imprescindible.

“LA POSIBILIDAD DE AMAR SIEMPRE Y CON LA MISMA INTENSIDAD SÓLO LA TIENE EL QUE AMA SIN ESPERANZA...”

“LA VIDA SIN LA DESGRACIA ES INSOPORTABLE”, todo es posible en la vida para evitar el bostezo.

“¿QUIÉN PODRÍA RESISTIR EL AMOR SIN MORIR?” Ella prefería vivir en la espera, nada de que se cumplan los propósitos amorosos, eso acabaría con todo, con la magia y con el deseo.

jueves, enero 12, 2006

INICIATIVA: Literatura

Me gustaría ser promotora de una iniciativa, no es ambiciosa pero creo que sí es interesante. Se trata de, entre todos, desarrollar un relato a partir del primer retazo que yo propongo. Como administradora del blog, me reservo el derecho a suprimir los comentarios que no me parezcan apropiados. A través de vuestros comentarios iré ampliando el texto y.... a ver qué sale.


"Charcos de cristal roto bajo mis pies. Camino pisando espejos de agua sobre un suelo congelado que refleja una realidad turbia. Camino musitando palabras que enlazan sueños a mi vida. Camino imaginando historias ajenas. Camino evitando compararme. Estoy sola. El vaho me protege durante el trayecto y me acompaña un sentimiento de dulce soledad. Un día perfecto para empezar a trabajar...

Hoy la he visto dirigirse a su lugar de trabajo, caminaba bajo la lluvía embobada o entusiasmada, no podría concretarlo. Desde mi sucia ventana, su silueta se desdibuja apareciendo multiplicada en las pequeñas gotas de agua, si hubiera podido retener solo una de ellas, la más pequeña y mantenerla entre mis dedos, me hubiera sentido dichoso. Pero de nuevo se la engulló el edificio de cristal, de nuevo se perdió entre el saludo del portero y la puerta giratoria, y de nuevo me quedo yo, en mi escondite, sin saber porqué una simple desconocida me tiene encarcelado, pegado al cristal de la misma forma que un preso se pega a sus barrotes.... (Bito) Con barro en los zapatos

Como todos los días, la sonrisa mecánica del portero me da la bienvenida. Cruzo la puerta giratoria y me sumerjo en el calido vestíbulo del edificio. La niebla y el vaho quedan atrás, apenas ya un recuerdo. Mis manos se estremecen al recuperar poco a poco el calor. Me dirijo hacia el ascensor que, como todas las mañanas está atestado, repleto de personas con traje gris. Siempre me parecieron sombras. Me acomodo en un hueco y espero a que las puertas se cierren con su habitual sonido. La sensación de axfixia me inunda como cada mañana y, rodeada como estoy, sigo estando sola.... (Hombre Frío) Añoranzas y pesares

A veces no soy consciente de que esas sombras que me acompañan en el ascensor cada mañana, pueden ser almas solitarias como la mía. Pero mi mente se niega a levantar la vista del suelo mientras suena esa repetitiva melodía de ascensor.La septima planta, un "buenos días" al salir y el acre aroma a la vieja moqueta de la oficina. Al llegar a mi mesa, me doy cuenta de lo fría e impersonal que es. Paso la mayor parte de la semana sentada en esta silla y apenas la reconozco." (Deckard) Memories of a hijackedmind

Hacía tiempo que una sensación extraña habitaba en mí. Me siento observada y eso me da miedo. Sólo cuando me interno en la puerta giratoria me siento de nuevo a salvo de las miradas. Siempre pienso que me gustaría quedarme dando vueltas y vueltas y caminar hacia ninguna parte, solo caminar. Ahora, sentada, el silencio lo llena todo. Sólo el tic tac del reloj de mesa que me regaló él tiene derecho a comunicarse conmigo. Me asomo a la ventana y veo las calles mojadas. Los paraguas frenéticos deambulan de un lado a otro sin saber muy bien el itinerario. Y su recuerdo que vuelve, aún sin querer, y pienso cuánto le quise...

(Esther)

Sobre todo en días como hoy. La lluvia nunca es la misma, ni el agua que vuelve a recorrerme, pero sabe igual, huele igual, duele de idéntica manera. Cuando parece que la memoria va a dejarme por fin en paz, otro día gris vuelve a despertarla. Y ya sé que me pasaré la mañana revolviendo recuerdos que conducirán a las lágrimas del último día, las que se perdían en el aguacero que dió paso a la sequía. Y también sé que terminaré soñando que la presencia sugerida cada mañana es la suya.
Era dulce la soledad cuando caminaba, antes de enredarme en el pasado. ....

(Manuel h) Escritas desde abril

Quizás sea una locura, quizá sea lo único que pueda hacer pero he decido entrar en el edificio... el simple observar ya no me alienta, su imagen en la calle no me basta, quiero mirar sus ojos, oir su voz tan imaginada...
Ya tengo la excusa, ahora solo tengo que buscarla en un laberinto de cristal, escaleras mecánicas y ascensores hasta distinguirla.... no sé como es cuando se ve de cerca...
.. (Bito) Con barro en los zapatos


Ahora la luz de su ventana brilla, dejando entrever los sinuosos movimientos de su silueta. Siento que mi corazón late tan violentamente que me cuesta respirar. Una extraña fuerza me empuja a ponerme por fin el abrigo y a salir de casa. Bajo las escaleras al trotre mientras prendo un pitillo que llena de dulce amargor mi boca. La lluvia empapa mi pelo que se pega a mi cabeza, mientras cruzo la calle evitando las pitadas. Un señor vestido de uniforme me da los buenos días. En ese momento atravieso la puerta giratoria... abandonando el plano de lo onírico...

Atravieso el vestibulo con una furtiva rapidez, como un ladrón de amor. No he venido a mendigar un beso, ni siquiera se a que he venido. Tal vez a perseguir los fantasmas ideales de una mujer entrevista solo en sueños.Tal vez necesite pellizcarme. Dejar las fantasías. Conocer a la mujer de carne y hueso, comprobar que no es la misma que habita en los huecos de mi imaginación.El ascensor no funciona. Subo la escalera de dos en dos. ¿De verdad he venido a disipar una fantástica bruma?¿O simplemente para saber su nombre?...
.. (Mycroft) Micronesia en el cerebelo





miércoles, enero 11, 2006

AFRODITA: LA DIOSA DEL DESEO SEXUAL


Eros y Psique
Originally uploaded by
esther_rcab.




A mí, personalmente, la mitología clásica me fascina, aunque me cueste a veces comprender ese batí burrillo de personajes enlazados que resultan tan complejos. La historia de Afrodita me sorprendió, porque es un personaje al que había imaginado adorable y bello. Pues, nada más lejos de la realidad. Afrodita era vanidosa y cruel en extremo.

Se trata de la diosa del deseo sexual. Nació de la espuma del mar y personifica el amor apremiante y desenfrenado, que trasciende a la razón. Es la diosa del encaprichamiento y de la obsesión sexual. Hasta ahí, todo bien. Pero además, era capaz de sacrificarlo todo por conseguir al ser amado. Partiendo de esta historia, yo creo que se han debido de crear muchas otras, porque, no sé a vosotros, pero a mí me recuerda a la madrastra de Blancanieves. Y sino, veréis, os contaré un cuento....

Hace muchísimo tiempo, hubo alguien que osó comparar la belleza de Afrodita a la de una mortal, Psique. En realidad, no fue ella quien lo hizo, sino sus padres. La diosa enfureció al ver que, como consecuencia, su santuario estaba vacío mientras que el palacio de esa mujer era un trasiego de personas esperando ver aquella beldad. Como castigo, Afrodita hizo lo posible para que Psique no consiguiera jamás ningún amor.

Pasa el tiempo y, los padres de Psique, preocupados al ver que su hija pequeña no llegaba a encontrar a nadie, se decidieron a acudir al oráculo y consultarle. El oráculo vaticinó que su hija quedaría embarazada de un mounstro. Psique se quedó a dormir allí y en su lecho se colaba un ser extraño que dormía a su lado y del que, poco a poco, se fue enamorando. No sabía ni quién era, ni qué aspecto tenía, pero eso no importaba, lo realmente importante era que era capaz de amar y de ser amada.

Las hermanas de Psique, ante la envidia de ver entre la opulencia en la que vivía ella, fueron a buscarla para sacarla de allí. La dijeron que con quien dormía era un mounstro que estaba esperando encontrar el momento de comérsela a ella y al bebé. Que lo mejor que podía hacer para salvarse era matarle. Psique, aterrorizada buscó un cuchillo y una vela y esperó a que llegara la noche.

A la noche, Psique se prepara para dar muerte a su amado. Enciende la vela y.... descubre que quien duerme a su lado no es otro sino Eros, el hijo de Afrodita. Eros, intenta huir, pero ante la huida, una de sus flechas hiere a Psique que cae enamorada de él de por vida.

Cuando Afrodita se entera de lo sucedido entra en cólera y decide castigar a esa estúpida mortal que no le da más que problemas.

La azota como castigo, pero no contenta con eso, se inventa una serie de castigos crueles con la intención de eliminarla sin piedad.

Primer castigo: la hace separar miles de diferentes semillas, para que estuvieran listas antes de anochecer. Pisque sabe que no será capaz. Se derrumba, pero las hormigas, muy diligentes, la ayudan rápidamente. Y claro, lo consiguen.

Segundo castigo: Psique debe traer lana brillante, imposible. Consigue saber dónde conseguir la lana pero no cómo. El viento le da la clave: tiene que ir de noche, porque de lo contrario esas ovejas la matarían.

Tercer castigo: Traer agua de las cataratas custodiadas por dragones. Bueno, aquí quien ayuda es un águila, que va él mismo a por el agua, con una jarra en el pico.

Cuarto castigo: el definitivo. Bajar al submundo y traer la caja de la belleza que está en poder de Hades. Psique sabe que es algo inalcanzable para una mortal. Asomada al pozo, escucha los pasos que debe seguir: "Llévate dos monedas y dos pastelillos al viaje, y no hagas caso de nada, ni de nadie, bajo ningún concepto, por horrible que sea, y de ese modo volverás con vida". "La primera moneda, dásela al barquero que te ayudará a cruzar el río. El primer pastel se lo das al perro de tres cabezas para que no te devore. Y para volver, haces lo mismo con la segunda moneda y el segundo pastelillo".

Así lo hizo, y cuando estaba ya en la barca de regreso a la tierra, un poderoso deseo de abrir la caja se apodera de ella, algo de belleza para ella misma no iba a hacerle ningún daño... así que, abrió la caja y... respiró un aire mortal que la cruel Afrodita había encerrado como trampa.

Psique cayó por fin muerta.

Tranquilos.

Eros viene.... se acerca... la besa... aspira el aire que hay en el interior de su cuerpo y.... Psique despierta de su muerte.

Ahora, Psique vive y es diosa.

Espero haberlo contado por lo menos regular.

domingo, enero 08, 2006

sábado, enero 07, 2006

EL BAILE DE ROSANA


Rosana
Originally uploaded by esther_rcab.



Cada noche, Rosana se acerca al lago y sentada, observa como brillan las estrellas, y cuando el viento arrastra hasta sus oídos el canto de los juncos, se levanta lentamente y se despoja de su vestido de seda que resbala hasta sus pies descalzos. Bañada por el reflejo de la luna, caprichosa se sumerge en el agua, hipnotizada por la dulce melodía. Rosana nada suavemente, casi sin mover el agua, dejando su cabello suelto flotando detrás de ella y avanza mientras es observada por la naturaleza.

Una de esas noches en las que la oscuridad es íntima, Rosana alcanza a ver a un bello joven, Marco, que se acerca a la orilla. Su rostro ajado por la tristeza, denota una vida compungida por las desgracias. Todo parece indicar por sus ademanes que se dejaría devorar por el fondo del lago sediento de alma. Rosana alertada, se acerca y le pregunta:

-¿no pensarás cometer una locura, verdad?

-¿quién eres? ¿de dónde sales?-contesta el joven abatido.

-¿yo? No soy nadie, tranquilo, nado en soledad, me acompaña la noche, los juncos me cuidan.

-¡vete! ... esto no te incumbe

-yo estaba aquí antes que tú. No pienso marcharme.

-Lo haré de todas formas. No me intimidas.

-No te dejaré hacerlo.

-¿y qué harás para impedirlo?

-te sujetaré

-lucharé hasta que me suelte

-es absurdo ¿es que no lo ves? ¡hazlo otro día!

-...no... tiene que ser hoy...

Marco, triste y abatido, se da la vuelta y se marcha. Rosana le ve alejarse, cabizbajo, arrastrando los pies y sembrando de tristeza la tierra.

Al día siguiente, el joven vuelve con la esperanza de no ver a aquella extraña mujer y poder cumplir su propósito. Pero, ¡ay, pobre! Ella está allí, magnífica, bailando ingrávida en el líquido plateado, dejando insinuar su curvilíneo cuerpo blanco. De nuevo el muchacho se da la vuelta y se aleja, aunque esta vez no se marcha triste, sino que va embelesado ante la idílica imagen de esa mujer que acaricia los juncos.

Así, una noche tras otra, el joven acude al lago olvidando el verdadero propósito por el cual está allí. Una fuerza extraña le empuja a ocultarse tras los arbustos y espiar a la bella Rosana que flota como un nenúfar. Hasta que en una de esas noches en las que Rosana dialoga con los mirlos, sufre un accidente que le impide nadar. El joven, asustado, sin perder tiempo se arroja al agua. Tan fuerte es su deseo de alcanzarla que mueve sus brazos y sus piernas como no lo había hecho nunca antes. La luna, alarmada ante la idea de perder a la que ya consideraba su ninfa, da orden a los juncos que diligentes cobran vida y se alargan hasta alcanzar los dos cuerpos abatidos, enlazándose entre ellos y arrastrándolos hasta la orilla. Cuando llegan, Marco, exhausto abraza a Rosana y descansa a su lado.

Al despertar, los jóvenes se miran a los ojos y con lágrimas se funden en un apasionado nudo de vida. Y es que, sólo la fuerza del amor es capaz de no hacernos sucumbir ante la belleza de la esperanzadora muerte.

miércoles, enero 04, 2006

CUALQUIER OTRA ÉPOCA FUE MEJOR

Reniego de la época que me toca vivir, cuya literatura escasea de romanticismo y, añoro el pasado donde las historias adquirían un carácter casi mágico. Los jardines eran escenarios extraordinarios, en los que los enamorados musitaban palabras de deseo acompañados por el revoloteo de una mariposa, el graznido de un cuervo, el viento agitado que arrastra voces perdidas, los caminos empedrados que te devuelven el eco de tus zapatos, los sótanos profundos como gargantas que encerraban maleficios, los desvanes misteriosos, familiares fantasmagóricos, sortilegios, vaticinios... Los sentimientos parecían distintos entonces, sublimes casi. Los escritores se esforzaban por inventar situaciones que hicieran surgir la verdadera condición humana, la vileza, el egoísmo, la envidia, la ingratitud, la soberbia, así mi querido y maravilloso Oscar Wilde en su Retrato de Dorian Gray, o el señor Honore Balzac en su Elixir de la vida, conocer el verdadero terror con Edgar Allan Poe..., una época en donde los colores de Flauvert eran carmesí, bermellón, glauco, esmeralda, ...

lunes, enero 02, 2006

Mujer


Mujer
Originally uploaded by esther_rcab.



¿Ha sentido alguien la felicidad? Dicen de ella que es hermosa. Que un poquito de este precioso tesoro nos puede llenar el espíritu de gozo. Pero, ¿dónde está?, ¿quién la ha visto?

Elixir de la vida tan ansiado.

Hay tantos impostores... la frivolidad nos engaña... y nosotros, ¡ignorantes! llenos de riqueza creemos poseerla. Y así, vemos pasar la vida, engañados y engañándonos. Sólo al final del camino, nos damos cuenta de que la hemos tenido tan cerca que la hubiéramos podido tocar. Se despide de nosotros preguntándonos "¿no te has dado cuenta de que era yo? he estado siempre a tu lado, adoptando diversas formas... de hijo, de madre, de esposo, de amigo,..."

Debemos mirar a nuestro lado para encontrar eso que parece tan lejano.

Papá


niña sentada
Originally uploaded by photos_esther.



Por Esther Rodríguez Cabrales

En soledad lloro. Es mi llanto tan profundo que hiere el alma. Mi cuerpo sufre. Sufre tanto que siento cómo se resquebraja el corazón. Y aunque las lágrimas asoman, desisten de su descenso. Se acumulan en mis ojos y cuando ya no aguantan más caen aún sin querer. Sólo se oye un lamento que escapa involuntariamente de mi garganta. Tapo mi cabeza con la almohada y noto cómo mi corazón late ahora con más fuerza en un intento de ahogar mis sollozos. No pasa nada. Nadie puede oírme. El demonio de la perversidad se pasea por mi habitación. Me gustaría llorar ruidosamente. Llorar con ganas. Fuerte. Dejar caer mis lágrimas, libremente. Desahogar mi alma y sentirme por fin limpia. Las personas, a veces, aún estando en la intimidad nos reprimimos, porque quizás suene el teléfono, o baje una vecina a preguntarte si ya te encuentras mejor. Ha sido todo tan rápido...
Dormiré. Un sueño dulce. Que me arrastre hasta la inconsciencia. Dejar en reposo mi mente. Que se cure del sufrimiento. ¿Qué puedo hacer para dormir? ... pensaré en algo bonito, como mi infancia. ¡Qué lindo!Sería bonito poder atrapar el pasado en un bote, y verlo a través del cristal transparente. Verte otra vez. Abrirlo y sostenerte en mi mano. Besarte una y otra vez. Como cuando era pequeña. Me pinchabas con el bigote. Era duro. Parecían alambres. Pero me gustaba. ¿Porqué tenías tanta prisa en marcharte? Ni si quiera me esperaste para despedirnos. Yo quería decirte adiós. Tenía muchas cosas que contarte. Esas cosas que, cuando creces, te avergüenzan un poco, porque te dejan desnudo ante los demás. Pero ya no me da vergüenza, papá. Vuelve y te lo demostraré. Ya es tarde.

Abriré la ventana.

El aire entra fresco. Me limpia la cara y arrastra mi tristeza. Cierro los ojos y siento una caricia. Es él, lo sé. Sé que me dice, mi niña, sabes que no me gustan las despedidas.

Pondré cerca de ti esta carta, papá.

La muerte de una paloma

Por Esther Rodriguez Cabrales.

Esta es la historia de una bella paloma a la que un día cortaron sus alas encerrándola en una jaula de oro. No había día que no amaneciese suspirando:

-¡Cómo deseo volar!

Un día, la blanca paloma divisó a un hombre. Un naúfrago que llegó a la Isla de la Soledad.

Él, perdido, pero libre. Ella, certera, pero prisionera.

La paloma sintió cómo su corazón latía con más fuerza.

Conoció el amor.

El naúfrago, aceptó cuidarla con sus templadas sonrisas. Pero, ¡pobre paloma! es muy desgraciada. Ella querría salir de la jaula y volar alto, alto, al lado de su naúfrago. Es por ello, que la paloma sufre.

Ahora no hay día que la paloma no amanezca sin llorar.

Odia al núfrago y llorando le grita:

-¡Te odio!

- Vaya con la paloma egoísta-, piensa el naúfrago. Tiene mis sonrisas y una jaula de oro donde no le falta almiento ¿qué quiere de mi?

Hoy la paloma no llorará.

Ni tan si quiera suspirará.

Ha venido a visitarla la tristeza y se la ha llevado sin poner resistencia hacia la muerte.

¡Pobre paloma!

Ahora ya es libre.

El naufrago la ve derrotada, inerte, muerta, y piensa que nunca podrá olvidar a su bella paloma blanca que murió pensando en él. Él seguirá buscando el camino de regreso a casa...

La brisa le susurra al oído:"¡suerte marinero!"

DAVID Y ROBERTO


David y Rober
Originally uploaded by esther_rcab.



Cuando una persona se perpetua a sí misma en sus hijos, deja un poco de ser ella misma para darselo a ellos. Un día le pedí a una amiga una foto suya para dibujarla. La respuesta fue ésta. David y Rober. Begoña, tus hijos.

DOMI


DOMI
Originally uploaded by esther_rcab.

Esther


Esther
Originally uploaded by esther_rcab.



Sólo cuando uno se dibuja así mismo, es capaz de darse cuenta de lo bello que es ser imperfecto.

FUGA NOCTURNA

Se miraba al espejo, pero no se reconocía. Intentaba atravesar con su mirada el interior de la imagen, y el espejo le devolvía decrepitud. Sentía conmiseración de sí mismo y aunque había intentado borrar aquellos recuerdos, volvían a él reiteradamente mientras dormía. Ojalá pudiera volver atrás. Cambiaría todo. En seguida despertó de un segundo sueño, abandonando la pesadilla que le mortificaba. Cruzó el dormitorio y se dirigió a la cocina. Preparó un colacao caliente y lo bebió a sorbos. Podía sentir perfectamente el hinchazón en sus ojos. Le latían con fuerza. La presión que sentía en el pecho no se marchaba. Entonces fue cuando abrió la ventana. Sintió la quietud de la madrugada. El frío le despejaba. Se subió a la barandilla. Su corazón latía tan fuerte que le costaba respirar. Se arrojó al vacío.


Llevaba meses deseando hacerlo. Sabía que podía hacerlo. Lo soñaba una y otra vez. Escuchaba voces que le susurraban y le animaban a hacerlo. Vamos Ricardo, tú puedes hacerlo. Éste es el momento.


Y por fin, voló.

Era una sensación impresionante. Podía ver su casa desde arriba. Sin embargo, no parecía su casa. Todo era distinto desde las alturas. Vio el parque donde salía a correr, el itinerario que realizaba cada mañana. Vio su oficina, sintiendo algo de repugnancia. Y así estuvo toda la noche. Volando y disfrutando de su nueva aptitud.

Cuando despertó, se preparó un colacao y abrió la ventana. Pero esta vez no se arrojó al vacío.

Sin más


pareja
Originally uploaded by photos_esther.



Por Esther Rodriguez Cabrales

Entre tu realidad y la mía
sobrevuela un sueño
que sin haberte consultado
te hizo dueño.
Turbia ilusión que empaña mis ojos,
reiteración amarga
¡terrible sueño de locos!
éxtasis paranoico,
un sueño que pudo ser real,
realidad imposible al final.

Máscara

Por Esther Rodriguez Cabrales.

Y desde mi rincón lejano
escondida tras una máscara
te pienso,
te imagino
y te deseo en vano;
araño tu recuerdo
y me quedan restos de melancolía
y de tristeza barata.
Te sueño,
te amo...
...aunque tus ojos me sonrían...
es poco
¿no lo entiendes amor?
es poco.

LINKS

Bauhaus
Erasure
David Bowie
Depeche Mode
Echo & The Bunnymen
Iggy Pop
Kurt Cobain
Goldfrapp
Interpol
Joy Division
Peter Murphy
Pink Floyd
Los Ramones
Roxy Music
Ultravox
Siouxie & The Banshees
Soft Cell
The Clash
The Cure
The Doors
The Mission
The Smiths
Yazoo

MANZANAS DEL PASADO


Unicornio
Originally uploaded by esther_rcab.


Hay en mi memoria un recuerdo especialmente entrañable. Es algo personal, dulce y mullido. Cálido como una canción de cuna. No tengo demasiados recuerdos de mi infancia, pero los que conservo son como pequeños tesoros. No se trata de blancos unicornios, ni de arrogantes faunos. Nada que ver con cuentos de brujas, ni de hadas, sirenas, ni ninfas. Son sólo manzanas. Dulces y calientes. Cada mañana, cuando iba al colegio, con mi poncho de colores, mis pantalones de pana y mi coleta de caballo que me latía en la sien, me llevaba para desayunar una manzana, amarilla, punteada, cubierta de aroma. La dejábamos sobre la repisa que cubría el radiador. Y allí, poco a poco, la manzana se asaba durante la mañana, lentamente, para que, cuando llegara la hora del recreo, estuviera a punto para comer. Y así salíamos al patio del colegio, con la manzana humeante y con dolor en los dientes cuando la mordía, impaciente por saborearla... recuerdos de la infancia que se me antojan breves...

EL DESPROPÓSITO

Comienza un nuevo año, y con él las listas de propósitos. Y como cada año, Máximo saca de su bolsillo el sobre que con tanto celo lleva guardando durante meses. Al terminar las exangües campanadas y no sin cierto nerviosismo, rasga el sobre y saca de su interior la nota que trescientos sesenta y cinco días antes había escrito y en la que materializaba sus propósitos para el año. Ahora, es tiempo de averiguar cuántos de ellos había realizado. Máximo no salía de su asombro cuando comprobó que ninguno de ellos había llegado ni tan si quiera a su fin. Es más, ni si quiera habían permanecido en su memoria. El desánimo se apoderó de él. Un sentimiento de culpabilidad le arañaba el profundo pozo de su alma. Así que rompió la nota, la rasgó en diminutos papelitos y los lanzó al aire llenando de serpentina el salón. ¿se puede saber qué haces?-preguntó su hermana. Un despropósito, eso es lo que tendrá el 2006- gritó él con una amplia sonrisa en los labios.

yo


yo
Originally uploaded by photos_esther.
Así es como yo me veo...


¿sabéis lo que es una erotomaníaca? pues lo que dice la RAE es:

Enajenación mental causada por el amor y caracterizada por un delirio erótico.

Pero ese es su concepto más formal, tiene una lado poético, os lo aseguro.

Pero, ¿y el amor? ¿qué es el amor? pues usando la misma fuente de información tenemos que es:

Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y CREAR.

BONITA BANDA SONORA



Powered by Castpost

...charcos de cristal roto bajo mis pies. Camino pisando espejos de agua sobre un suelo congelado que refleja una realidad turbia. Camino musitando palabras que enlaza sueños a mi vida. Camino imaginando historias ajenas. Camino evitando compararme. Estoy sola. El vaho me protege durante el trayecto y me acompaña un sentimiento de dulce soledad. Un día perfecto para empezar a trabajar...

DOMINGO


Domingo
Originally uploaded by esther_rcab.



Desde el puente escucho
la melancolía del saxo
evocando la tristeza de tu alma,
que tu mirada tan bien delata;
y lleno mis pulmones
esperando vaciar así mi mente
de recuerdos y antiguas pasiones...

Llega la música como una letanía
emulando vientos nuevos,
y la vida que parecía agonía
en ese instante languidecía...
olvidando el martirio de mis infiernos.

Un niño


Domingo niño
Originally uploaded by esther_rcab.

RETRATO DE DORIAN GRAY

"....un amor que no moriría. Sin embargo, al final murió. Olvidé lo que le mató. Creo que fue su propósito de sacrificar el mundo entero por mí. Ese es siempre un momento espantoso. Le llena a uno de temor a la eternidad."

LA INCOMPRENSIÓN DE LA FIEREZA

Viaja sentado en un adusto asiento del vagón de un tren, intentando entretenerse con pensamientos no perniciosos tan recurentes en él. Sólo divagando, mientras su mirada se pierde en la velocidad de la ventana, buscando un imposible punto fijo. Piensa que la mejor salida en estos casos de absoluto aburrimiento es recordar. Cuando alguien recuerda de forma espontánea, casi nunca tiene problemas para hacerlo, el inconveniente se presenta, cuando uno se lo propone sin más. A falta de recuerdos, Pablo fija su atención en la ilustración de la portada del libro que tiene entre sus manos y que una leyenda le informa de que se trata del óleo "Lujo, calma y voluptuosidad" de Matisse, un lienzo cuya complicada sencillez le induce a pensar que eso lo puede hacer cualquiera sin conocimientos previos, subestimando el valioso acto de la creación del artista. Pero no hay mucha luz en el vagón, así que acerca el libro a su rostro con la intención de observarlo mejor y se pregunta cómo una persona adulta hace esos dibujos casi infantiles, a pesar de la lujuria que evoca, ignorando los mínimos principios y nada dogmáticos que definen el fauvismo.

Y como la vida es una sucesión de hechos conectados entre sí de manera casual, Silvia viaja en un cómodo asiento del vagón de un tren. Lleva unas gafas oscuras puestas que le permiten ver sin sin disimulo al hombre que, sentado frente a ella, porta un libro cuya portada muestra el colorido y exquisito dibujo de una playa, en donde opulentas mujeres desnudas se cepillan los cabellos y se observan entre ellas orgullosas. Y piensa lo atractivo que parece ese desconocido cuyo interés por la pintura queda patente cuando se acerca el dibujo a los ojos para observarlo con mayor detenimiento y, seguro, disfrutar con aquella bella estampa y magnífica obra de arte. Sin duda, se trata de un hombre hermoso. A partír de ahí comienza una amistad con un tema en común, la fiereza del fauvismo.

Mi niño


Mi niño
Originally uploaded by photos_esther.



EL SILENCIO

Calla... mi niño...

escucha...

esto que oyes...

se llama silencio...

es muy valioso... cuídalo...

Hazme caso...


Mario
Originally uploaded by esther_rcab.



UN CUENTO

-Mami..., cuéntame un cuento....
-...ahora no, hijo....
-¡pero papá me digió...!
(y mamá le corrigió)
-dijo.... hijo....
-¡pero papá me dijo que me lo contarías!
-¿y cuál querrías?
-el de las hojas de pato... que me río un rato...
-no son hojas... son plumas, cariño...
... pero no te enojes...
... que no te riño.

UN NUEVO DÍA

Gracias.

Hoy me he podido despertar...

PANDORA


Miriam
Originally uploaded by esther_rcab.



PANDORA.

Erase una vez, un dios llamado Zeus que engañado por Prometeo y con ansia de venganza, modeló una figura, con tierra y agua. Con ayuda de otras divinidades creó a la bella Pandora. Reunía ésta, la gracia de Afrodita, la habilidad de Atenea y las mentiras de Hermes, una mezcla explosiva que hizo sucumbir a Epitemeo, el hermano bobo de Prometeo, que cayó hechizado, atontado, embobado, alucinado y pasmado y se quedó con Pandora y su maleta.

Un día, Pandora, sin poder resistir su curiosidad, quiso saber qué le habían metido en su equipaje los dioses, y al abrir la maleta... salieron de ella todos los males y todos los bienes, que se fueron dispersando por el mundo sin criterio definido, con la única intención de ser usados como arma contra los hombres, gracias a Prometeo. Rápidamente, Pandora cerró la maleta y sólo pudo conservar muy poquito del interior, quedó dentro de la maleta algo frágil, la ESPERANZA, que con mucho temor guarda Pandora con amor.

... Y como Pandora, tú Miriam, sabes guardar muy bien la esperanza, que junto con tus virtudes, te hacen ser tan especial.